• El acuerdo incluye un recorte del 1,4% de la merluza sur para España, eso sí, frente al tijeretazo del 36% que proponía la Comisión Europea.
  • Y en cuanto al jurel del Cantábrico, España logra una reducción del 23%, que contrasta con el recorte del 45% que había planteado Bruselas.
  • Según las cifras de la ministra, el reparto de cuotas para España se incrementa en 41.000 toneladas en 2017.
Los ministros de Pesca de la Unión Europea han alcanzado en la madrugada de este miércoles un acuerdo sobre el reparto de las posibilidades de pesca para la flota comunitaria en 2017, que incluye un recorte del 1,4 por ciento de la merluza sur para España, hasta las 6.731 toneladas, frente al tijeretazo del 36 por ciento que proponía la Comisión Europea, informan agencias. En cuanto al jurel del Cantábrico, España ha logrado finalmente una reducción del 23 por ciento, hasta las 11.890 toneladas, que contrasta con el recorte del 45 por ciento que había planteado Bruselas en un principio para esta población. Pese a los recortes, la ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina (en la imagen), ha mostrado en una rueda de prensa su satisfacción por los Totales Admisibles y Capturas (TAC) y cuotas adoptadas para el próximo año, puesto que permiten estar «contentos» por los beneficios que va a representar para los pescadores, frente a la propuesta inicial del Ejecutivo comunitario, que era «decepcionante» y «lejos de ser aceptables». Según las cifras que ha aportado la ministra, el reparto de cuotas para 2017 supone un incremento total de 41.000 toneladas en las capturas para la flota española, lo que supone unos beneficios económicos de 44 millones de euros. Por ejemplo, el boquerón del Golfo de Cádiz ha pasado del mantenimiento de la cuota propuesto por Bruselas a una subida del 17%, situándose en las 5.900 toneladas, con el compromiso de la Comisión Europea de revisar esa situación a la luz de los últimos datos del Consejo Internacional para la Exploración del Mar (ICES, por sus siglas en inglés). Por otra parte, se han logrado aumentos en las reservas que se capturan en aguas comunitarias (Gran Sol), de manera que las posibilidades de pesca para la merluza norte aumentarán un 10%, hasta alcanzar las 33.781 toneladas, un máximo histórico. Para el rape del norte, que partía de una propuesta muy drástica, finalmente se ha conseguido mantener la misma cuota que en 2016. Respecto a los stocks del sur, España ha logrado una subida del 54% en la cuota para el rape y ha suavizado del 25% al 15% la bajada inicialmente propuesta para el gallo. Asimismo, se han conseguido aumentos de las cuotas para la raya ibérica (del 5% al 10%) y del 5% en las zonas VI y VII y se han mantenido las posibilidades de pesca para el abadejo y el merlán del Golfo de Vizcaya, frente a las posibilidades de reducción de hasta un 20%. En el caso de la anchoa del Cantábrico, se han mantenido las posibilidades de pesca para 2017. El único punto negro del acuerdo para los pescadores españoles es la eliminación total de las posibilidades de pesca de cigala del Cantábrico, que ya recogía la propuesta inicial de la Comisión Europea presentada el pasado lunes. Andrés Velázquez [email protected]