En España, el IPC dispara los impuestos y se castiga al emprendedor en cuotas y en sociedades.