"Yo firmaba todo porque confío en mi papá". Lo ha dicho Leo Messi (en la imagen) en el sumario que se sigue contra él y contra su padre por fraude fiscal. Incluso podría acabar en la cárcel. La verdad es que el mismo argumento no le sirvió de mucho a Cristina de Borbón que tanto confía en su marido pues podría acabar en prisión. Seguimos pendientes de la cosa de la cultura financiera. En Preferentes, en la OPV de Bankia, en deuda subordinada -muy subordinada-, resulta que los jueces juzgan, o juzgaban, la cultura financiera. Ahora bien, como dice el abogado del Estado, saber que tienes que pagar a Hacienda parte de lo que ganas lo saben hasta los críos. Lo de la ignorancia financiera o fiscal está bien pero ya te vale. Porque encima resulta que la estrella del Barça se ha buscado como abogado a Enrique Bacigalupo. Sí, el jovencito de 78 años, buen amigo de Felipe González cuando éste tenía muchos amigos (era presidente del Gobierno) y que llevó casos como Filesa o los GAL, de donde no salió muy mal parado el PSOE, al menos en lo que a Bacigalupo concernía. Eso sí, fue también el juez que consiguió salvar de la quema a Jesús Polanco y, por el mismo precio, condenar al juez que juzgaba al dueño de Prisa, Javier Gómez de Liaño, condenado a salir de la carrera judicial por prevaricación. Bueno, ¿eh? El reo libre y el juez condenado. A Polanco sólo consiguió derrocarle Cebrián. Después de muerto, ciertamente. Y es que este chavalote, Bacigalupo, se siente útil y activo y ahora ejerce la abogacía y defiende a Leo Messi, que sigue confiando en papá. Hispanidad redaccion@hispanidad.com