Parece que Qatar se crece justo ahora que Arabia Saudí muestra cierta debilidad (planea admitir la muerte del periodista Khashoggi). Y es que se ha convertido en el primer accionista de Colonial, pasando del 10,6% del capital al 20%.  

Eso sí, a cambio de un canje accionarial por el que la socimi española aumenta su participación en la inmobiliaria francesa Société Foncière Lyonnaise (SFL) del 58,6% al 80,74%. Y Colonial lo hace a buen precio: la operación está valorada en 753 millones de euros, pero solo pagará 203 millones en efectivo a los qataríes, el resto se lo dará en acciones resultantes de una ampliación de capital.

Es considerado como el rebelde del Golfo Pérsico, por sus buenas relaciones con el chiismo iraní y por ser un imperio económico, que está colonizando Occidente con sus inversiones

Qatar es considerado como el país rebelde del Golfo Pérsico, no solo por sus buenas relaciones con el chiismo de Irán, sino también por haberse convertido en un imperio económico. De hecho, parece que ha emprendido una colonización de Occidente, donde tiene importantes participaciones en empresas. Veámoslo con algo más de detalle. 

Qatar se acaba de convertir en primer accionista de Colonial, pero ocupa esta posición privilegiada en otras compañías, como: IAG (20%), Iberdrola (8,57%), Deutsche Bank o Volkswagen. También es accionista de: El Corte Inglés (12,25%), Hochtief (filial alemana de ACS), la petrolera Royal Dutch Shell (4,6%), Barclays, la filial brasileña de Banco Santander, el grupo industrial francés Lagardère, parte de la cadena de supermercados británica Sainsbury’s y ha entrado en Walt Disney Pictures. Además, es dueño de los famosos almacenes Harrods y del equipo de fútbol París Saint-Germain (PSG), así como de varios hoteles.