• El millonario amigo de Putin exigen dos asientos en Consejo como primer accionista del grupo de distribución.
  • En concreto, a Stephen DuCharme y Karl-Heinz Holland, con experiencia en el sector de la distribución alimentaria.
  • Dia crea un Comité Estratégico: analizará la hoja de ruta y propondrá temas al Consejo, que, por cierto, ha cobrado un 28% menos.
  • El beneficio cae por tercer año consecutivo y es el primero que no cumple objetivos desde que salió a bolsa.
  • Bajan los márgenes y las ventas en España (-3,8%) por la menor superficie de venta y la decisión de mantener el liderazgo en precios.
Dia está en la encrucijada en España, mientras el ruso Mikhail Fridman (en la imagen) quiere tomar decisiones. El millonario amigo de Putin es ya el primer accionista de la cadena de supermercados que preside Ana María Llopis, con una participación del 25%, y solicita tener dos consejeros. En concreto, Fridman propone que se nombre como consejeros dominicales a Stephen DuCharme y Karl-Heinz Holland, que tienen una amplia experiencia en el sector de la distribución alimentaria. DuCharme preside el consejo de X5 Retail Group, uno de los distribuidores de alimentación líderes de Rusia, más conocido como el 'Mercadona ruso', del que Fridman posee un 22%. Por su parte, Holland ocupó entre otros cargos, el de Ceo del grupo alemán Lidl. Fridman es dueño del 25% de Dia (tiene un 15% en derechos reales de voto y otro 10% a través de instrumentos financieros, con derecho a ejercer la opción de compra antes de noviembre), a través del fondo Letterone, y eso le permite ser algo más que un simple accionista. Pero el hecho de pedir dos consejeros implica aumentar el número de miembros del consejo, de 10 a 12, algo a lo que tiene que recibir el visto bueno de la Junta de Accionistas. Eso sí, por ahora no tiene intención de lanzar una OPA por Dia. Paralelamente, el consejo de Dia ha acordado crear un Comité Estratégico: analizará la hoja de ruta, así como las posibles inversiones y desinversiones, y propondrá temas al consejo. Estará formado por cinco consejeros (un presidente y cuatro vocales): el vicepresidente primero de Dia, Richard Golding; el vicepresidente segundo de Dia, Mariano Martín Mampaso; el exejecutivo de la división de compras de El Corte Inglés, Borja de la Cierva, y el Ceo de Toys R Us, Antonio Urcelay Alonso. Por cierto, conviene destacar que el consejo de la cadena de supermercados ha cobrado en total 2,006 millones de euros, lo que supone un 28% menos que en 2016. Llopis ha recibido 164.000 euros, en lugar de 175.000; y el Ceo, Ricardo Currás, 919.000, en lugar de 1,823 millones (-49,5%), con una aportación de 1.000 euros a su sistema de pensiones. Claro que otros consejeros han cobrado más que en 2016: la empresaria británica Angela Spindler recibió 119.000 euros; Borja de la Cierva, 118.000 y la exMicrosoft y ahora ejecutiva de Google, María Garaña, 94.000. Vayamos a los resultados. El beneficio neto de Dia ha caído por tercer año consecutivo, situándose en 109 millones, un 37% menos que el año anterior por resultados negativos de operaciones discontinuadas en China. Pero es el primer año que no cumple objetivos desde que salió a bolsa en 2011. Las ventas netas han sido de 8.620,6 millones (-0,6%), gracias a que los países emergentes han compensado el descenso en Iberia. En concreto, las ventas brutas bajo enseña en España han bajado un 3,8%, hasta los 5.736,9 millones, por la menor superficie de venta: Dia ha cerrado 162 tiendas en nuestro país, quedándose con 4.713. Según Currás, ya no habrá más cierres sino más de 1.000 transformaciones en España y Portugal, que se sumarán a las 613 modificadas el año pasado. Además, han bajado los márgenes, que no han podido ser compensados por el ahorro de costes ni por los beneficios de las alianzas comerciales: el margen Ebitda en el cuarto trimestre se ha reducido al 6,3%, debido a la decisión de mantener el liderazgo en precios. A pesar de que los resultados no han sido buenos, Dia ha recibido el aplauso del mercado: las acciones han subido un 2,9%. ¿La razón? Quizá para respaldar el paso adelante de Fridman frente a la presión de las posiciones cortas (situadas ya en el 16,31%, según la CNMV) de los últimos meses. Entre los que ha presionado está el banco de inversión americano Goldman Sachs, que ha reducido su participación en Dia al 11,5%, mientras que BlackRock ya tiene más de un 3%. Cristina Martín [email protected]