Se estrecha el cerco judicial sobre Jaime Botín. Y es que la Fiscalía de Madrid ha pedido para el expresidente y principal accionista de Bankinter dos años de cárcel por un delito contra la Hacienda pública, en concreto, por haber defraudado un millón de euros al matricular en Portugal su jet privado.

Asimismo, el Ministerio Público le reclama una multa de 2,2 millones, pese a que el exbanquero ya ha devuelto la totalidad de la cantidad defraudada. Además, trató de evitar el juicio con un acuerdo donde aceptaba nueve meses de cárcel y una multa de 506.000 euros, pero este finalmente se rompió cuando se filtró a la prensa.

El exbanquero matriculó su avión privado en Portugal para evitar pagar un impuesto en España de un millón de euros

Junto a Jaime Botín hay otras tres personas procesadas y la Fiscalía pide una pena de nueve meses de cárcel y una multa de 890.000 euros para cada uno como cooperadores necesarios de un delito contra la Hacienda Pública. El avión se adquirió en febrero de 2012 por unos 9,7 millones de euros (al cambio actual) pero para evitar el Impuesto Especial sobre Determinados Medios de Transporte al que estaba sujeta tanto la matriculación en España como su uso en este país (lo que suponía abonar a Hacienda 1.014.298 euros), se deslocalizó dicho avión de forma “artificiosa”. En concreto, se matriculó la aeronave en Portugal, donde no hay un impuesto similar, y además, se ocultó que el último propietario de la misma era una sociedad española o el propio Jaime Botín.

A este lío judicial, el exbanquero suma la acusación de contrabando del cuadro ‘Cabeza de mujer joven’ de Picasso, donde la Fiscalía pide cuatro años de cárcel y 100 millones de multa, aunque él ha negado que cometiera dicho delito. Además, el pasado junio, fue condenado a pagar una multa de 300.000 euros por ocultar su participación en Bankinter en el pulso con Crédit Agricole.