• Los ingresos de Iberia (España, Portugal y Andorra) suben un 3% y representan el 24,5% del total.
  • Bajan las ventas de su marca estrella (-0,5%), Coca-Cola, mientras crecen las bebidas de sabores y energéticas ( 4%).
  • En total, ingresa 11.055 millones, sólo un 1,5% más que en 2016, y el beneficio crece un 13%, hasta los 1.035 millones.
  • Mientras, sigue engordando el bolsillo de los accionistas: el dividendo sube un 24%.
  • Y olvida dar trabajo efectivo a la planta de Fuenlabrada, aunque al menos, pagará a los empleados los salarios que reclamaban.

Los últimos resultados de Coca-Cola European Partners (CCEP) vuelven a reflejar como España es el mejor país en ventas pero paradójicamente sigue siendo el peor tratado. Y es que la 'megaembotelladora' europea se empeña en el vaciamiento y está presidida por la poderosa Sol Daurella (en la imagen), que actúa igual que cuando estaba al frente del embotellador español que hizo un ERE con beneficios hace cuatro años. Los ingresos de Iberia (España, Portugal y Andorra) han subido un 3%, representando el 24,5% del total. Este incremento es superior al que se ha visto en otros países, como: Alemania ( 2,5%); Bélgica, Luxemburgo y Holanda ( 2%); Noruega ( 1,5%). Asimismo, conviene destacar que han bajado las ventas de su marca estrella, Coca-Cola, un 0,5%, esto no es baladí porque supone el 63,5% del total. Claro que si se entra en detalle, la Coca-Cola Zero Azúcar se ha disparado un 15%, compensando el descenso de otras marcas, según la compañía; algo entendible dada la obsesiva y feroz guerra al azúcar en la que estamos. Mientras, han crecido las ventas de bebidas de sabores (Fanta, Royal Bliss) y energéticas (Monster y Burn) un 4% y las de zumos e isotónicas (Nestea, Poweradey Aquarius) un 2,5%. Pero las ventas de agua han bajado un 1,5%. En total, CCEP ha tenido unos ingresos de 11.055 millones, sólo un 1,5% más en términos comparables que en 2016. Por su parte, también en términos comparables, el beneficio neto ha crecido un 13%, hasta los 1.035 millones. Mientras, sigue engordando el bolsillo de los accionistas y ¡a qué ritmo!: el dividendo trimestral subirá un 24%, hasta los 0,26 euros por acción. Por tanto, se puede volver a hablar de la 'megaembotelladora' europea como el negocio redondo de Daurella. Y al mismo tiempo, olvida dar trabajo efectivo a la planta de Fuenlabrada, pero al menos, pagará a los empleados los salarios que reclamaban, como informó Eldiario.es. Coca-Cola ha aceptado las reclamaciones de 163 trabajadores, que al ser readmitidos tuvieron que soportar que no se respetara lo acordado sobre sueldos. Un hecho que demuestra que las cosas no se han hecho tan bien como la multinacional presume y quiere hacernos creer. Cristina Martín [email protected]