• Jordania: marcha de oración por los obispos sirios secuestrados.
  • Tanzania: "La Iglesia es perseguida, pero el Gobierno no interviene".
Continúa la persecución a los cristianos. Y como siempre, la agencia Fides nos lo cuenta. En Pakistán más de 250 familias cristianas han sido amenazadas y expulsadas de sus hogares en el pueblo 'Chak 31' en el distrito de Khanewal, en el sur de Punjab, por temor a los ataques masivos e incendios de su localidad por parte de los extremistas islámicos.

Lo que ha pasado en el sur de Punjab "refleja el aumento de la violencia y los abusos contra las minorías religiosas en Pakistán" y "recuerda el grave episodio del ataque a la Jospeh Colony, barrio cristiano de Lahore, que tuvo lugar hace dos meses", dice un informe enviado a la Agencia Fides.

Mientras, en Jordania, más de dos mil personas han atravesado Amman con velas en la mano para orar por la liberación de dos obispos y sacerdotes secuestrados en Siria y pedir el don de la paz en Oriente Medio. La marcha de la oración y el silencio ha partido de la Catedral greco-ortodoxa de la Presentación de Jesús en el Templo y ha desfilado hasta llegar a la siro-ortodoxa de San Efrén, pasando delante de la católica de Santa María de Nazaret, en el Vicariato latino, informa Fides.

Y en Tanzania (África), el atentado reciente en la inauguración de la parroquia de San José Obrero en Arusha es sólo el último de una serie de actos de persecución contra los cristianos. Lo ha denunciado Mons. Tarcisius Ngalalekumwta, obispo de Iringa y presidente de la Conferencia Episcopal de Tanzania, en su homilía en el funeral de las tres víctimas del atentado. En su discurso, cuyo texto ha difundido la Agencia Fides, recuerda que "diferentes señales precursoras habían anunciado estos actos bárbaros, salvajes, vergonzosos e indignos de nuestro país. Además, se han producido actos de intimidación contra la Iglesia y sus líderes a través de publicaciones, folletos, revistas, DVD, CD, radio. Amenazas a las que han seguido la quema de iglesias, ataques y asesinatos de líderes de la Iglesia".

Recordemos que en febrero fue asesinado en Zanzibar el p. Evarist Mushi, mientras que en Navidad había sido gravemente herido en una emboscada un sacerdote católico, Ambrose Mkenda. Además, fueron saqueadas algunas iglesias cristianas.

Mons. Ngalalekumwta denuncia: "Lo que es realmente triste para nosotros, es que nuestro gobierno nunca ha condenado las afirmaciones y acusaciones de esas personas, ni los ha arrestado", subraya el presidente de la Conferencia Episcopal. Después de señalar que los extremistas no representan la mayoría de los musulmanes tanzanos, concluye señalando que el proceso de construcción de la nación se basa en los sentimientos de "paz, amor, unidad y solidaridad que hemos heredado de los padres fundadores de la nación".

Se siguen necesitando oraciones por los cristianos perseguidos en todo el mundo a causa de su fe en Cristo. Su testimonio, perdonando a los que les ofenden, es un ejemplo para el resto del mundo, sea cristiano o no.

José Ángel Gutiérrez
[email protected]