Asegura la secretaria general del PP, Dolores de Cospedal, que la subida del IVA no repercutirá en los consumidores sino en el margen de los empresarios: Pero ¡qué cara más dura tienes, Cospe!

La number two del partido de Rajoy asegura, además que los empresarios tampoco se verán afectados porque como les han bajado la cotizaciones sociales, compensarán lo uno con lo otro.

Vamos a ver, el fullero de Cristóbal Montoro, un ministro tan listo que constituye un verdadero peligro para la ciudadanía, ha prometido que bajará un punto las cotizaciones sociales en 2013 y otros puntos en 2014. Sin embargo, para ahora mismo, ha suprimido las desgravaciones a la hora de contratar y ha subido el máximo. En otras palabras, el Gobierno Rajoy no ha reducido los impuestos laborales: ¡los ha incrementado! Y, por supuesto, no ha utilizado la subida del IVA para reducir cuotas: sencillamente ha subido el IVA y las cuotas.

En cuanto a los empresarios, ¿quién le ha dicho a doña Dolores que los empresarios van a poder compensar la subida del IVA, sin trasladarla a precios, una subida que, en muchos productos, casi básicos, va a pasar del 8 al 21%, es decir, trece puntos? Hay muchos negocios que no tienen ese margen.

El paquete de medidas de Cristóbal Montoro tiene más trampas que un teatro chino. El primer fallo fue no aprovechar las subidas del IVA para reducir las cuotas sociales y el conjunto de impuestos laborarles. Así no se creará empleo.

El segundo fallo del ajuste del viernes fue hacer más hincapié en la subida de impuestos que en la reducción de gastos. ¿Pero es que no se dan cuenta de que la reducción de políticos, de asesores de políticos y de subvenciones públicas es el verdadero ajuste que no se ha afrontado más que en la epidermis.

¿Y sabe usted algo, señor Rajoy? La gente ya se ha dado cuenta de que lo que sobran son políticos. Salvo dos o tres comunidades autónomas llamadas históricas, que desearán contar con sus correspondientes parlamentos, defensor del pueblo, etc., este es el momento adecuado para realizar una reforma constitucional que reduzca el número de políticos de forma considerable, muy considerable.

Y el tercer fallo, probablemente el más importante, consiste en pensar que con un ajuste tan draconiano nos iba a traer la clemencia de los mercados. ¿Acaso no era esto lo que nos pedían? Pues bien, la prima de riesgo no sólo no ha descendido: ha aumentado. En cuestión de días, la extorsión a nuestra deuda se comerá el doloroso ajuste realizado. Un cachondeo.

Y mientras, naturalmente, Europa pide más esfuerzos. ¿Dónde? Que sí, que es hora de plantearse la salida del euro. Así recuperaríamos la soberanía monetaria, además de que doña Angela Merkel se pensaría dos veces el volver a extorsionar a los países mediterráneos, porque si España sale del euro, la Eurozona se derrumba.

Pero, en el entretanto, no nos mienta, doña Dolores.

Eulogio López

[email protected]