La presidenta de la Comunidad de Madrid, citada a declarar como testigo por el juez Eloy Velasco. La operación Lezo se ha convertido en una de las noticias del día, pero tiene un punto de originalidad que no se puede pasar por alto: fue Cristina Cifuentes quien pasó la información que ha servido para detener a su antecesor, Ignacio González. Y es que la presidenta de la Comunidad de Madrid trasladó a la Fiscalía de la Audiencia Nacional un informe después de detectar "anomalías" en las filiales del Canal de Isabel II en Hispanoamérica. Asimismo, Cifuentes ha sido citada a declarar este mediodía como testigo por el juez Eloy Velasco para ampliar información sobre la investigación abierta. El origen del caso se remonta a noviembre de 2013, cuando el Canal compró la brasileña Emissao Engenharia Construçoes por 21 millones de euros, aunque un año después su valor contable sólo era de 5 millones. Una adquisición en la que participaron, entre otros, Edmundo Rodríguez, entonces presidente de la Sociedad Interamericana Aguas y Servicios S.A. (Inassa) -empresa del grupo Canal en Colombia- y María Fernanda Richmond, entonces directora financiera del Canal de Isabel II. Los dos están entre los detenidos este miércoles junto a Ignacio González y su hermano Pablo. Cristina Martín [email protected]