• El debate continúa: ¿es mejor reflotar un banco en crisis o liquidarlo? ¿Es mejor Bankia o Lehman?
  • Los bancos no rentables son una rémora. Jo, con el presidente de Bankia.
  • Palo a FG y su banca digital. El 30% del crédito al consumo se hace en Bankia por cajeros o por internet. Sin inventar nada.
  • El presidente de Bankia lo certifica: toda la banca quiere hacer banca personal, no digital.
  • Y salvar sus dos problemas: rentabilidad y mala imagen.
La ventaja del presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri (en la imagen), es que no resulta nada pedante. Se le entiende todo y así alcanza la brillantez. Ahora bien, a veces hace trampa. Me explico: durante su brillante intervención en el curso de la APIE en la Menéndez Pelayo (mañana del jueves) justificó el saneamiento de Bankia (que su equipo ha realizado, todo hay que decirlo, con exquisita pulcritud) asegurando que la liquidación de Bankia hubiera costado a los españoles, tras haber pagado el mínimo legal de los 100.000 euros por depositante, unos 60.000 millones de euros. Es decir, que hubiera sido una ruina. Pero eso tiene trampa, Goiri: en efecto sólo cuenta el coste del pasivo pero no la ganancia del activo. ¿O es que el activo de Bankia no valía nada? Sí, todos sabemos que a perro flaco todos son pulgas y que la gente tiende a no pagar al acreedor en liquidación, pero las cuentas claras. Los bancos, antes de llegar a la quiebra, cierran por falta de liquidez, pero sus activos tienen un valor. Además, ¿acaso las participaciones de Bankia en Iberia, Iberdrola, e Indra, etc.) no se podían haber ejecutado. Pues eso. En cualquier caso, el debate continúa: Bankia o Lehman. Es verdad que el banco norteamericano estaba especializado en deuda corporativa, pero el caso es que se cerró sin coste alguno para el erario público… que de eso se trataba. Por lo demás, Goirigolzarri está crecido. Se lo merece. Ahora bien, ¿tanto como para asegurar que los bancos rentables son una rémora? Hombre, Goiri, ni aunque seas de Bilbao. Pero lo cierto es que la rentabilidad -medida sobre recursos propios de Bankia- se ha disparado. Ese es su mérito y nadie se lo puede negar. Recuerda el presidente de Bankia que la crisis ha costado la salida de 70.000 trabajadores del sector bancario, un 25% del total y que ahora mismo la banca europea se enfrenta a sus problemas: "rentabilidad y reputación corporativa". Es decir, que el negocio bancario, así, de pronto, ha dejado de ser negocio y que la banca tiene muy mala prensa. Empezando por lo primero. Goiri habla de un objetivo del 10% en ROE, o rentabilidad por recursos propios (el ROA o rentabilidad por activo, al parecer se nos ha olvidado. Ya se ve quién manda: la accionista, no el cliente). Bankia ya está por encima del 8 y la media anda entre el 4 y el 5. O sea, menor que antes de la crisis y encima, con un regulador que, de forma bastante necia exige más y más capital, como si eso arreglara algo. Reputación: "el futuro de un proyecto está en que la sociedad lo sienta útil", dice Goiri. Si no, no aguanta. Ahora bien, la sociedad actual culpa a los banqueros de todo, y "estoy convencido de que han pagado justos por pecadores". En cualquier caso, recuerda el presidente que en Bankia tan importantes son los 'qués' como los 'cómos'. Bankia: "Tenemos que actuar de modo que la organización tenga claro que ningún resultado pueda permitir la trasgresión de los principios de la entidad". Esto es, lo que repetía Luis Valls: "lo bueno de la transparencia es que cuando un directivo hace algo sabe que se va a saber". Y aquí tenemos a Goiri en plan docente y en portavoz del sector: "Hay que explicar también que un país necesita un sistema financiero sólido y rentable. Una sociedad no debe pensar que los bancos no deben ganar dinero" porque "los bancos no rentables son una rémora para la sociedad". ¿Bankia banco público? Ni borracho: "No conozco ningún banco público que no haya acabado mal". O sea, que quede claro: si los sindicatos se salen con la suya -que no parece- que no cuenten con Goiri. Vamos con la banca digital, ese oxímoron que Goirigolzarri pretende afinar más con el concepto de banca híbrida: presencial y digital al mismo tiempo. Verbigracia: en Bankia sólo un 11% de las operaciones racionales se realizan en oficinas y, más importante, el 30% del crédito al consumo se hace por cajero o por Internet. Un palo a FG, porque la verdad es que todos caminan hacia la banca digital pero, no solemnizan lo obvio. De lo que estamos hablando es de banca personal. Y así que hay consenso. Les gusta el gestor de referencia. Es decir, la banca personal. Seguiremos con un sistema híbrido en los próximos años donde a cada cliente se la proporcionará, por el soporte que sea, presencial o digital, un asistente personal, un 'coach', un entrenador que vele por tus intereses. Ese es el fondo, lo otro no es más que forma. Eulogio López [email protected]