George Soros (en la imagen) no sólo emplea su propio dinero en reforzar el Nuevo Orden Mundial (es decir, la nueva masonería internacional del siglo XXI), sino que también utiliza el dinero de los demás. Constituye uno de los gregarios más eficaces del NOM. Soros es un cristófobo tirando a rabioso y un especulador financiero peligroso. Así, ahora se ha empeñado en salvar a Inglaterra del Brexit, y está aportando fondos -suyos o ajenos, que eso no lo sabremos por ahora- para que Reino Unido vuelva al redil europeo. Fue el mismo Soros que lustros atrás se empeñó en tumbar la libra esterlina y lo consiguió. Pero ahora, al parecer, no toca hundir a la Gran Bretaña sino de salvarla. Probablemente de ella misma. Hispanidad [email protected]