Mi método de inversión era el 50% en bolsa y el otro 50% en unos reports a tres meses que te daban un interés de 8% anual.

Sr. Director:

Me llamo Carlos, soy de Zaragoza, he leído tú artículo en el foro de invertía de Santander y me ha gustado.

Te contaré algo, hace 11 años era cliente de una sociedad de valores en Zaragoza llamada AVA, entré en ella por conocer a un antiguo compañero de carrera que trabajaba en la agencia, a mí siempre me gusto invertir en bolsa y había que reconocer que hace 11 años tenía una sala operativa que ni la gran caja zaragozana (Ibercaja) la tenía.

Mi método de inversión era el 50% en bolsa y el otro 50% en unos reports a tres meses que te daban un interés de 8% anual. La agencia de valores tenia las aportaciones de los clientes invertidas en productos estructurados que la mayor parte de ellos estaban depositados en el banco Socimer de Bahamas. Yo era afortunado por mi amistad con mi compañero, conocedor de ese banco, pero mi amigo sólo me contaba maravillas (los socios de sociemer no eran ni más ni menos que la familia Salama, la UBS, y una multinacional que no recuerdo ahora su nombre), en fin que me decía que el dinero estaba allí más seguro que de estar en el mismísimo banco de España.

Todo esto se fue a la mierda, socimer entro en quiebra y a continuación comenzaron las demás sociedades a presentar la entonces suspensión de pagos y la gran familia Salama debía de tener menos dinero que Tarzán cuando se baña.

Yo me quedaba a cuadros, le decía a mi amigo pero todas estas quiebras y suspensiones por 90 millones de euros de hoy (el fichaje de Ronaldo por el Madrid). Bueno, en Zaragoza nos pasaron a llamar los tontos del AVA, los amigos de Banif (que yo conocía a un gilipollas que parecía que tenía la cátedra en temas financieros). Mi amigo me dijo una y otra vez las diferencias tan bestiales de depositar los dineros en un banco privado propiedad de Santander y dirigido por expertos de fama internacional, que el invertirlos en un chiringuito financiero como el de AVA. Me decía una y otra vez parece mentira, tú que eres un profesional en los temas fiscales te fíes de esa gente.

En fin, no quiero alargarme más, me da pena la gente que confió en ellos, sé por lo que están pasando, pero en estos momentos dudo de la profesionalidad de la banca, de las personas que hay detrás, creo que han perdido el norte y sus valores fundamentales, y que no son la mayoría una cuadrilla de mierdas sin escrúpulos de ningún tipo, que se venden por la mayor comisión y tenían que estar todos en la cárcel si hubiese justicia en el mundo.

Carlos Paul

carlospaul@mailpersonal.com