• Se estancan los ingresos publicitarios.
  • Y cae el total de ingresos.
  • Sin embargo, la bolsa le premia tan cristiano estilo de gestión.
  • El beneficio crece a costa de recortar gastos. Por ejemplo, costes de personal y menor consumo de derechos.
  • Pero no se agobien: la producción interna es de tan ínfima catadura como la externa.
  • Las estrellas de Mediaset España son Sálvame en Tele 5 y Primeras Citas en Cuatro.
Empezamos este jueves la rueda de presentación de resultados correspondientes al tercer trimestre del ejercicio y, en contra de lo que normalmente ocurre otras veces, no han sido las entidades financieras las que han abierto el camino. Quizás están analizando la incidencia del caso Popular que ya analizaremos en su momento. Esta vez ha sido la pata italiana del Duopolio televisivo de nuestro dial: Mediaset. Dejaré, de momento, aparte la vertiente de la más que dudosa calidad cultural de la producción de la corporación, marcada por Sálvame, y pasaré directamente a hacer un primer análisis de los resultados económicos. A falta del informe Infoadex sobre el mercado publicitario español durante los nueve primeros meses de 2017, lo primero que vemos en la cuenta de resultados de Mediaset es, por primera vez en mucho tiempo, un descenso en los ingresos publicitarios netos de 6,18 millones de euros (M€), es decir, un -0,9% respecto a septiembre de 2016. ¿Será el principio de la ruptura del mercado publicitario en los dominios del Duopolio de TV Mediaset-Atresmedia? Este mismo jueves tendremos la confirmación en las cuentas de Atresmedia. El total de los ingresos también ha descendido, pero en un total de 1,5%, principalmente por la actividad cinematográfica con tan solo dos estrenos en lo que llevamos de año. Conclusión: primer pinchazo en el crecimiento de los ingresos de la compañía en bastante tiempo. Pero la cuenta de resultados se maquilla rápido. Reducción de los costes de personal en 0,44M€ (no se alarmen, Vasile continúa forrándose y reduciendo personal). Los consumos de derechos también descienden en 24,14M€ (-17,6%), con lo que parece más que evidente que la calidad de los contenidos televisivos difícilmente haya podido mejorar con menores costes. Pero francamente, yo me siento incapaz de ver la diferencia de calidad en la producción propia (47%) de la externa (53%), ya que las dos son igual de horribles en nivel cultural, gusto estético y calidad. Series que se repiten y se eternizan sin fin como La que se avecina, con diez insufribles temporadas, bodrios como el llamado Gym Tony, y qué decir del incalificable Gran Hermano, ya cercano . Pero no sirve de nada cuando eres accionista de la compañía y ves como el beneficio neto ha crecido un 10,8% más que el pasado ejercicio llegando hasta los 146,09M€, que mantiene el crecimiento constante desde el 2014. El free cash flow, para mayor alegría de los accionistas, se sitúa en 188,37M€ ( 5,4%) respecto a 2016 que ha permitido a finales de este tercer trimestre un dividendo de 175,7M€ y la compra de autocartera de 100M€. Esta última -la autocartera- alcanza ya el 2,76% del capital de la compañía, una forma de incrementar la remuneración del accionista. Parece que estos alicientes no son suficientes para mantener el valor en bolsa de la compañía, que se ha dejado en lo que llevamos de año algo más de un euro en su cotización, parece que como decíamos el pasado trimestre, el mal gusto cotiza a la baja. No parece que de momento preocupe al accionista principal que desde el 2005 se ha llevado para Italia más de 970M€, con lo que ha recuperado de forma amplia su inversión inicial, además vendiendo telebasura. Gran negocio. En cuanto a las cuestiones no económicas, comentar el tremendo 'mosqueo' que tiene el Gobierno con la mínima cobertura que la corporación está dando a la situación en Cataluña. No sé si la asociación con el descaradamente independentista Jaume Roures a través del acuerdo con el canal de deportes en abierto GOL, puede condicionar esta posición, y es que Roures manda mucho. La tónica continúa siendo la misma: Berlusconi hace negocio a cambio de degenerar España. O sea, Tele 5 y Cuatro en estado puro. Y para quien lo dude, no hace falta que acuse a Sálvame: basta con que vea en Cuatro, horario prime time, el bodrio de Primeras Citas, vivido reflejo de la degenerada España actual. Rodrigo de Silos [email protected]