• La farmacéutica catalana presenta números rojos por las provisiones realizadas (323,6 millones) por los problemas de su filial de EEUU.
  • Pero la compañía de los hermanos Gallardo premia a Guenter con un "incentivo de contratación".
  • 2,35 millones por tres meses como Ceo, frente a los 2,854 millones que cobró su antecesor, Eduardo Sanchiz.
  • Los ingresos por ventas se sitúan en 639,38 millones (-16%), pero el apartado de Otros ingresos sube un 23%, hasta 116,4 millones.
  • Los Gallardo proponen un dividendo de 0,19 euros por acción y la compra de un 5% más de autocartera.
En Almirall, el Ceo, Peter Guenter (en la imagen), es quien se ha llevado el premio gordo en 2017, pues ha cobrado 2,354 millones de euros por sus tres meses en el cargo (en concreto, desde el pasado 1 de octubre). Y todo ello, a pesar de los 304 millones de pérdidas de la farmacéutica catalana registrados en 2017. Estos números rojos se explican por las provisiones realizadas (323,6 millones) por los problemas de su filial estadounidense Aqua, que han resultado un dolor de muelas para el pequeño accionista desde hace meses. De hecho, Almirall tuvo que corregir sus estimaciones de cifras para 2017 (profit warning) en junio y además presentó pérdidas en los resultados del primer semestre. Sin embargo, la compañía de los hermanos Gallardo parece que ha olvidado todo esto, pues a premiado a Guenter con un "incentivo de contratación", que ha ascendido a los 2,354 millones citados. Una cifra que se acerca, paradójicamente, a los 2,854 millones (incluida indemnización de 800.000 euros) que cobró su antecesor, Eduardo Sanchiz. Estas cuantías tienen la culpa de que la remuneración total del Consejo haya ascendido a 6,458 millones, un 162% más que en el año anterior (3,828 millones), según el informe remitido a la CNMV. Entre el resto de consejeros, cabe destacar al presidente, Jorge Gallardo Ballart, que ha cobrado 350.000 euros, 100.000 menos que en 2016; mientras su hijo Carlos y su sobrino Antonio -la tercera generación del negocio y posible sucesores- han recibido 50.000 euros cada uno, lo mismo que en el año anterior. Sánchiz fue destituido como Ceo por los problemas de los negocios en EEUU y a Guenter no le ha dado tiempo a arreglar las cosas. Los ingresos por ventas se han situado en 639,38 millones (-16%), pero la farmacéutica ha destacado el apartado de Otros ingresos, que ha subido un 23%, hasta 116,4 millones. Por su parte, el Ebitda se ha desplomado un 23%, situándose en 142,2 millones. Paralelamente, a pesar de las cifras, los Gallardo han propuesto un dividendo de 0,19 euros por acción, similar al de los últimos dos años. También quieren comprar hasta un máximo de un 5% de autocartera. Cristina Martín [email protected]