El Planeta se está sobrecalentando -y nuestras mentes lo mismo también- y lo que comemos tiene parte de culpa en todo esto. Según un informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de la ONU, para evitar sobrepasar los 2 grados de calentamiento global, es necesario reducir emisiones relacionadas con el uso de la tierra y los alimentos… Así que, manos a la obra: hay que a aumentar la masa forestal, reducir el uso de tierra para cultivos y ganadería, aplicar mejoras técnicas en su gestión y avanzar hacia dietas bajas en emisiones, así como reducir el desperdicio alimentario. Concretando: tenemos que comer menos carne. Entonces, surge la pregunta, que preocupa a más de uno: ¿Qué hacemos con las flatulencias de las vacas, que tanto perjudican a la capa de Ozono?

Volvamos a la dieta. Soluciones que propone la ONU: en los cultivos, una mejor gestión de los fertilizantes y de cultivos (con la introducción de variedades con mejoras genéticas para resistir mejor el calor y la sequía, por ejemplo). Para la ganadería, una mejor gestión de las tierras de pastoreo, una mejor gestión del estiércol, una alimentación de mayor calidad y el uso de razas con mejoras genéticas.

De momento, ya hay quien con sus dietas puede que contribuya a la salvaguarda del cambio climático, véase Beyoncé. Se trata de un régimen «cien por cien a base de plantas», es decir, frutas, semillas, batidos, verduras y purés que no hayan sido procesados previamente. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

44 days until Coachella!! Vegan Time!! Click the link in my bio to join me! 💪🏽✨

Una publicación compartida de Beyoncé (@beyonce) el

 

Adelgazó, sí, 20 kilos en 44 días tras su embarazo. Efectos secundarios, también: cuadro de nervios, descontrol y temblores musculares. Todo por mantener un buen cuerpo y, por supuesto, por la lucha contra el cambio climático. ¡Bravo Beyoncé!