Un niño enfermo es un valiente que está dispuesto a combatir la enfermedad. Este es el mensaje de la última campaña realizada por la agencia Cossette para el Hospital Infantil de Toronto. Bajo el título de "SickKids vs: Undeniable", este spot quiere recordar que los niños enfermos tienen una gran fortaleza ya que deben hacer frente a situaciones difíciles. Razón por la que son mostrados, junto a sus familias, médicos y enfermeros como superhéroes. El objetivo consiste en transmitir el poder de la imaginación. Un vehículo para la esperanza que se utiliza para animar a estos pequeños. Cualquier persona que se haya enfrentado a una enfermedad grave, sea cual sea su edad, sabrá que no hay que infravalorar el reto de esta acción publicitaria. La iniciativa ha tenido una gran acogida. Para la campaña se ha contado con más de 50 familias y el personal médico que colabora es superior el centenar. La música y los escenarios no han sido escogidos al azar. Todos los elementos que forman el discurso narrativo de la campaña son empleados para transmitir un sentimiento de lucha constante. El principal problema con el que se encuentra esta campaña de publicidad, es que puede ser malinterpretada ofreciendo unas esperanzas exageradas dentro del campo de la medicina que, en algunas ocasiones, no puede ayudar a todos los niños del mundo. Motivo por el que vale la pena insistir en que el objetivo de la campaña es el de recaudar fondos para el hospital y la investigación médica infantil. En la Declaración Universal de los Derechos del Niño, proclamada por la Asamblea General de las Naciones Unidas, se afirma que: "El niño gozará de una protección especial y dispondrá de oportunidades y servicios, dispensado todo ello por la ley y por otros medios, para que pueda desarrollarse física, mental, moral, espiritual y socialmente de forma saludable y normal, así como en condiciones de libertad y dignidad". Clemente Ferrer [email protected]