La revisión trimestral de abril encarece las tarifas del gas natural y de las bombonas de butano en un 4,1% y un 6,1% respectivamente

 

El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero ha decidido congelar el recibo de la luz en la revisión trimestral, mientras que aplicará incrementos tanto en las tarifas del gas natural (4,1%) como de las bombonas de butano (6,1%). Pasados los meses de más frío, los incrementos no se notarán tanto en el bolsillo de los ciudadanos.

Pese a la subida que se dará en la tarifa del butano, desde la Asociación Española de Operadores de Gases Licuados del Petróleo (AOGLP) el sector critica que los incrementos sean tan pequeños ya que todavía se encuentran en una situación de déficit tarifario (500 millones de euros en los últimos 10 años, que no van a recuperar) por la regulación de precios del mercado -el precio aumenta cerca de 70 céntimos la bombona, pero por cada unidad, las empresas están perdiendo tres euros-, pero está claro que en medio de una panorama que ofrece el Gobierno de confianza y crecimiento, elevar excesivamente los precios puede provocar una contención en el consumo de los ciudadanos -cerca de ocho millones de clientes que en época electoral hay que cuidar-, además de que en lo que va de año la bombona se ha encarecido un 8,8%. De esta manera el precio regulado quedará en 14 euros la bombona, cuando el coste para las empresas productoras es de 17 euros.

También el gas natural va a elevar su tarifa un 4,1% a causa del incremento del coste del gas en los mercados en algo más de un 10%.

La única tarifa que ha quedado congelada en la última revisión de abril es la de la luz. Según ha manifestado el Ministerio de Industria, este paso se ha llevado a cabo porque "el Gobierno está firmemente comprometido con su objetivo de equilibrar los costes e ingresos del sistema eléctrico para asegurar su sostenibilidad en el medio y largo plazo". Sin embargo, pese a que las subidas de precio afectan con dureza al consumidor, y más en este momento, no situarnos en los valores reales del coste, lo único que implica es que en el futuro nos vaya a resultar más caro debido al déficit tarifario que se está creando.

Juan María Piñero

[email protected]