• La obra no se terminará por razones medioambientales que suponen un sobre coste de 122 millones de euros.
  • La cancelación de la infraestructura apenas supone impacto económico para la constructora española.
  • Y al grupo que preside Manuel Manrique le interesa mantener intactos todos los proyectos que está ejecutando en el país hispanoamericano.
  • El mercado aplaude la decisión y los títulos repuntaron más de un 3% al inicio de la sesión.

En noviembre de 2012, la empresa estatal chilena Codelco, la primera productora mundial de cobre, adjudicó a Sacyr la construcción de la autopista Maitenes-Confluencia, con el objetivo de mejorar el acceso a la mina subterránea de El Teniente, situada a 120 kilómetros al sur de Santiago. El contrato ascendía a 122 millones de euros y la infraestructura debía entregarse en agosto de 2015.

Sin embargo, nadie contaba con que surgieran problemas medioambientales, como así ha ocurrido. Y lo peor: solucionarlos supone un sobre coste de unos 120 millones de euros, es decir, habría que doblar el presupuesto inicial del proyecto. Pero nadie, ni Codelco ni Sacyr, están dispuestos a asumirlo.

Por eso, tanto la constructora que preside Manual Manrique (en la imagen) como la empresa estatal chilena están ultimando un acuerdo amistoso para cancelar el contrato. Cancelación que apenas tendrá impacto económico en las cuentas de la multinacional española. Para que se hagan una idea, otro de los proyectos que Sacyr tiene en Chile, la construcción y explotación de 9,3 kilómetros de la autopista Américo Vespucio Oriente -otorgado junto a OHL- asciende a 710 millones de euros.

Además, a la constructora española le interesa mantener intactos todos los trabajos que está ejecutando en el país. Así, al menos, lo entiende el mercado. Los títulos de Sacyr comenzaron la sesión de este miércoles con subidas superiores al 3% aunque a lo largo de la mañana se han moderado hasta el 1,7%.

Pablo Ferrer

[email protected]