• La actividad internacional salva la caída del consumo nacional.
  • Al igual que el resto de las eléctricas, GNF se prepara para la nueva reforma del Gobierno.
  • Sin embargo, la bolsa española no ha acogido los resultados con alegría.

 

Gas Natural Fenosa (GNF) es una empresa de gas y de electricidad. Pues bien, los resultados correspondientes al primer trimestre de 2013 lo dejan claro: el gas va bien, la electricidad mal.

El segundo corte trasversal es el geográfico: España mal, el resto del mundo, especialmente, Iberoamérica, bien.

Tercer diagrama: los peores años de la empresa, es decir, los trascurridos tras la compra de Unión Fenosa a Florentino Pérez, supuso un endeudamiento que empieza a volver a niveles sensatos. Pero, en paralelo, hay que decir que la opción estratégica de la empresa que lidera Salvador Gabarró (en la imagen) ha consentido en convertirse en un mayorista e intermediario de gas. Y esa estrategia ha dado buenos resultados (y alguna que otra bronca con el segundo accionista, Repsol, por aquello del aprovisionamiento de gas a Argentina).

Y, como todas las empresas, GNF también se prepara para la nueva reforma energética del Gobierno. En pocas palabras, el nuevo secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal, prepara otro hachazo a las energías convencionales (carbón, nuclear, etc.), aunque el Ceo de GNF, Rafael Villaseca, no esté de acuerdo.

Miriam Prat

[email protected]