• Mediaset exige la gestión y que Telefónica compre más participación que ellos.
  • Con una deuda que roza los 1.500 millones de euros, Janli pretende, simplemente, librarse de toda la división audiovisual.
  • A cambio, Berlusconi asegura a Alierta que conseguirá vender su participación en Telecom Italia. Eso sí, Alierta no se lo cree. Y hay elecciones en febrero.
  • En el entretanto, Mediaset, don Silvio sabrá por qué, se dedica a utilizar Tele 5 como arma 'persuasora'. Especialmente, con El Gran Debate.

A pesar de la ayuda que le brindaron una serie de bancos españoles y Telefónica, el grupo PRISA, que lidera Juan Luis Cebrián sigue en agonía, con una deuda que supera los 3.500 millones de euros, a pesar de los recortes y las desinversiones.

En definitiva, que Cebrián aborda la venta de la división audiovisual, Sogecable, para ser más exactos, de lo que queda. ¿A quién Pues a los mismos a los que ya les colocó un 22% por cabeza: Mediaset y Telefónica. Silvio Berlusconi quiere, Alierta no está tan convencido.

En primer lugar, porque Mediaset exige el control de la gestión y tampoco anda pletórico de liquidez: es decir, prefiere que sea Alierta quien compre más porcentaje. La verdad es que bien se podría vender por 0 euros y con asunción de deuda, que, según fuentes de PRISA, supera los 1.000 millones de euros y se aproxima a los 1.500.

En cualquier caso, Berlusconi, que se hizo con Cuatro, pretende ahora 'el Plus'. Y para tentar a Telefónica, le promete -podría convertirse en primer ministro de Italia en febrero- que arreglará su pequeño problema en Italia. Vamos, que alguien le comprará su participación de Telecom.

El que no está convencido es Alierta. Una cosa es potenciar Imagenio y otra bien distinta convertirse en accionista de PRISA -cuando llegue la conversión de bonos- y encima en máximo accionista de una actividad ajena al corazón de la compañía.

Y además, no se cree lo de Telecom: los italianos ya le han engañado demasiadas veces.

Ahora bien, don Silvio Berlusconi y su hombre en España, Paolo Vasile, saben cómo intentar convencer a la gente. De hecho, el primer canal español en audiencia y rey invencible de la telemierda -sobrepasa con mucho el nivel de la telebasura- es especialista en animar a los indecisos con la programacióm como arma, especialmente de El Gran Debate. No, naturalmente que no hablo de extorsión, que es cosa fea además de un delito. Se trata, simplemente, de hacer un favor al amigo… o de no hacerlo. No es extorsión, es persuasión. Do you understand

Eulogio López

[email protected]