Los que hayan cotizado 35 años sí podrán jubilarse a los 65 años, asegura el ministro de Trabajo, Valeriano Gómez -¡pobriño, ser ministro de Trabajo en España!-.
Supongo que sus palabras serán interpretadas como una concesión a la izquierda y al progresismo. Al menos, los que hayan cotizado muchos años tendrán más derechos que los que hayan cotizado menos.
Pues mire usted, don Valeriano, aunque usted considere que esa política es propia del sistema de reparto, frente al sistema de capitalización que propone la derecha, no es así. Todo lo contrario, supone una tendencia hacia lo segundo.
El esquema de reparto no es una contraprestación de lo pensionado por lo cotizado. Se trata de que las generaciones en activo pagan a los jubilados en reconocimiento de lo que hicieron en el pasado. Es como su mismo nombre indica, un reparto. Por contra, el sistema de capitalización es la base de las pensiones privadas: tanto has dado tanto recibes. El primero es solidaridad intergeneracional, el segundo equidad. Por tanto, si usted propone que a más años de cotización, jubilación más temprana, está entrando de lleno en las propuestas de la derecha.
En cualquier caso, el debate actual consiste en retrasar la edad de jubilación o ampliar el periodo de cómputo. Lo primero es más justo, porque ampliar el lapso de cálculo significa, sencillamente, bajar las pensiones y el problema de España es ése: salarios bajos y pensiones bajas.
Dicho lo cual, volvemos al problema de fondo: la crisis de la Seguridad Social procede de una sociedad envejecida, ergo, la única solución consiste en tener más hijos. Considerando que en España castigamos mucho a los jóvenes, la única solución para que el sistema de pensiones no quiebre es el salario maternal: favorecer la maternidad pagando a la mujer que decide ser madre porque la maternidad representa una rémora para su carrera laboral y debe ser recompensada por la sociedad. Son las madres las que más aportan al pago de las jubilaciones, más que los trabajadores/as: aportan nada menos que futuros contribuyentes.
Eulogio López
[email protected]