Mientras, ZP gana puntos en su lucha contra Rubalcaba
Con honores militares y ditirambos mediáticos, ha sido recibida la canciller alemana Angela Merkel en Madrid. Y ha cumplido su papel. Asegura que ya no existe desconfianza sobre España, es decir, sobre sus mercados financieros y que las reformas de Zapatero van por el buen camino, algo que apenas meses atrás hubiera sido calificado como injerencia en los asuntos internos de España.
De esta forma, la mujer más poderosa de Europa se asegura que la deuda española seguirá proporcionando buenos réditos a los intermediarios financieros alemanes. Eso sí, no está claro que el mercado de renta variable se lo crea por que la Bolsa de Madrid caía, en la recta final de la sesión, casi dos puntos, y especialmente los valore bancarios. Al tiempo que Zapatero, receptor de las interesadas alabanzas germanas, consigue afianzarse más en su sillón de Moncloa y arrinconar a los felipistas, en concreto a Alfredo Pérez Rubalcaba, que pierde puntos en su batalla por sucederle.
Las alabanzas de Merkel, siempre oportuna, a la economía española se producen días después de que se ratificara el liderazgo europeo de nuestro país en materia de desempleo. Vamos, que la economía española marcha bien, lo único que marcha fatal es la economía de los españoles.
Y todos contentos.
Miriam Prat
[email protected]