Alcanza el valor más alto desde agosto de 2010, según el Instituto de Crédito Oficial (ICO)

 

Los españoles parece que empiezan a ver con mejores ojos las expectativas para los próximos seis meses, especialmente en lo que se refiere a la economía del país, así como el mercado de trabajo. Según el Indicador de Confianza del Consumidor (ICC) que presenta el ICO, hay una mejor valoración de la situación actual (en 7,4 puntos), a pesar del retroceso de las expectativas (-2,8 puntos). Eso sí, los datos no son para echar cohetes porque el indicador de la situación actual es de 48,3 puntos, muy lejos de las cifras que indican optimismo.

Pese a ello, los consumidores creen que la evolución de la economía española es mejor que en el mes pasado ( 2,8), y que el empleo también será más positivo ( 2,7), aunque la situación del hogar ha caído (-2,8). Esto parece indicar que entre los ciudadanos hay una buena dosis de optimismo en relación a la situación del país, aunque luego el propio bolsillo les muestra la realidad: que las cosas no van tan bien.

Pese a la mejora, los datos son peores todavía que los que se tenían en el mismo mes de 2010, ya que las perspectivas son menos halagüeñas tanto en economía española (-1,3 puntos), situación del hogar (-3 puntos) y empleo (-4,2). De esta manera, la confianza del consumidor se queda en los 73,4 puntos, gracias a las expectativas algo más positivas, pero muy lejos todavía de los 100, punto de inflexión en la confianza.

Andrés Velázquez

[email protected]