El Gobierno zapateril recuperó Patrimonio con un mínimo exento de 700.000 euros y una exención de 300.000 euros por vivienda habitual

 

Los niños de San Ildefonso han alegrado la mañana del 22 de diciembre, sobre todo a los afortunados a los que le ha tocado el Gordo, el 58.268, vendido íntegramente en la localidad de Grañén (Huesca). Por fin toca algo a Huesca, enhorabuena. El premio está dotado con 4 millones de euros por serie (400.000 al décimo), frente a los 3 millones del año pasado (300.000 al décimo). Luego han venido también el segundo premio, el tercero, los cuartos, los quintos...

Y, no es por aguar la fiesta, pero a los agraciados les conviene saber si el Estado grava esos ingresos extra e inesperados que provienen de la suerte. Pues bien: los premios de la lotería están exentos del Impuesto sobre la Renta (IRPF), ya que se supone que el Estado se ha llevado previamente su parte.

Pero, ¿Están exentos también del Impuesto del Patrimonio, resucitado por el Gobierno de Zapatero en septiembre de 2011?

Si el patrimonio personal es la suma de los bienes mobiliarios e inmobiliarios de una persona, es decir, dinero, viviendas, acciones, depósitos, joyas, coches, seguros de vida, participaciones en empresas, etc., los premios de Lotería, al ser dinero, también serán gravados.

El Gobierno zapateril estableció un mínimo exento de 700.000 euros y una exención de 300.000 euros por vivienda habitual. Eso quiere decir que el contribuyente tendrá que comenzar a pagar si su patrimonio supera los 700.000 euros netos, habiéndole descontado, además, la vivienda hasta los 300.000 euros. En el caso de la vivienda, si su valor no supera los 300.000 euros, no suma nada por ella al patrimonio; si está por encima, se cuenta solo el exceso (si mi casa cuesta 400.000 euros y le descontamos 300.000, me contabilizan 100.000 para el Impuesto del Patrimonio).

Además, las deudas se descuentan. Es decir, si mi casa tiene un valor de 200.000 euros, pero tengo una hipoteca sobre ella de 150.000 euros, solo se contabilizan a efectos del impuesto 50.000 euros.

En consecuencia, si con el premio de lotería, sumado a lo que previamente se tenía, se exceden estas cifras, sí se paga el Impuesto del Patrimonio. Pero con los tiempos que corren, ¿Quién tiene un patrimonio superior a 700.000 euros habiéndole descontado deudas y el valor de la vivienda habitual?

Andrés Velázquez

[email protected]