Han de adecuarlas a la sentencia dictada por el Tribunal Supremo, muy restrictiva, e informar sobre la repercusión económica que esta medida tendrá para sus balances

La Dirección General de Regulación y Estabilidad Financiera del Banco de España ha remitido, este miércoles una carta a las asociaciones profesionales del sector bancario (AEB, CECA y UNACC) donde les informa de que los bancos han de adecuar las cláusulas suelo que figuren en sus respectivas carteras de préstamos hipotecarios vivos a los criterios de transparencia establecidos por la reciente Sentencia nº 241/2013 de la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo, de fecha 9 de mayo de 2013.

La sentencia dictaminaba que los topes aplicados a los intereses hipotecarios para evitar que se reduzcan llegado un límite, incluso aunque baje el euríbor, no son válidas si su inclusión en el contrato del préstamo no fue completamente transparente, con razones como la falta de información suficiente, de advertencias sobre el coste comparativo con otros productos, la relación entre suelo y techo.... Y ello ocurría en el caso de tres las tres entidades condenadas por la sentencia, BBVA, Novagalicia y la cooperativa Cajamar. La sentencia ha creado jurisprudencia con efectos inmediatos.

Tras recibir la carta del Banco de España, liderado por el gobernador Linde, las entidades deberán comunicar las conclusiones de esa evaluación antes del próximo día 31 de julio y, en particular, el impacto que pudiera tener sobre sus resultados la eliminación de las citadas cláusulas en los casos en que tal eliminación se estime procedente o necesaria a la vista del contenido de la referida sentencia.

En la carta se señala igualmente que las entidades deberán, en lo sucesivo, extremar la atención a la hora de comercializar los préstamos hipotecarios que incorporen este tipo de cláusulas, siguiendo, en especial, los requerimientos de información en la Orden EHA/2899/2011, de 28 de octubre, de transparencia y protección del cliente de servicios bancarios y la Circular 5/2012, de 27 de junio, del Banco de España, a entidades de crédito y proveedores de servicios de pago, sobre transparencia de los servicios bancarios y responsabilidad en la concesión.

El BBVA se adelantó a la llegada de la carta, y anunció que, con efectos desde el 9 de mayo, dejaría de aplicar las cláusulas suelo de las 425.000 hipotecas que tienen esta condición. El suelo medio que se aplicaba era del 2,8%, y el ahorro medio para el cliente tras adoptar la medida sería de unos 82 euros mensuales. La repercusión en los ingresos del banco era importantes, unos 35 millones de euros al mes.

Sara Olivo
[email protected]