Es el municipio más endeudado de España, pero el alcalde, para cuadrar las cuentas, no reduce gastos sino que aumenta ingresos

 

Y el que venga detrás que arree. Habrá que recordarle precisamente eso: el buen gestor privado es aquel que aumenta los ingresos de su compañía; el buen gestor público es aquel que reduce los gastos de su institución.

El futuro ministro Alberto Ruiz Gallardón no quiere abandonar la política municipal dejando al ayuntamiento de Madrid en quiebra. Podrían recordárselo de continuo, también su sucesora, Ana Botella.

Así que habría coqueteado con una tasa especial de bomberos. Lo próximo podría ser -es sólo una idea- un impuesto especial para los propietarios de piscinas. Así informaba hoy el diario Expansión: "Gallardón se inventa una nueva tasa por el servicio de bomberos". Aunque el ayuntamiento de Madrid emitía una nota negando la veracidad de la información.

Pero eso no es lo más importante: ahora que se va, Gallardón no piensa actualizar el descuento por IBI para familias, una forma de subir un impuesto que desde que Gallardón llegó al Ayuntamiento, sencillamente se disparó.

Lo propio de nuestro partido, aseguran en el PP, es bajar impuestos, no subirlos, pero eso no casa con Gallardón.

Miriam Prat

[email protected]