La crisis financiera llevó a una crisis de la economía real en los países más 'financierizados', es decir, el área de la OCDE.

De ahí vino la crisis de deuda soberna europea y los posteriores y constantes ajustes. Ahora bien, nos hemos olvidado de que el principal problema económico no es la burbuja financiera -eso sólo es la causa y sólo se arregla dejando quebrar a los bancos y evitando que los políticos sigan emitiendo dinero- pero si la economía no crece, ningún ajuste sirve para nada.

El problema de área OCDE en general, y de España en particular, es que la economía no crece porque el consumo se ha derrumbado. Y si se ha derrumbado es porque no hay trabajo y por los bajos salarios. Ahora bien, si no hay consumo no hay producción, ergo no hay empleo. Conclusión: aunque vivamos en ajuste permanente, los salarios, sobre todo los más bajos, no deben ajustarse: tienen que subir. Especialmente en España. Es la primera medida económica de cualquier Gobierno que quiera virar hacia la normalidad.

Eulogio López

[email protected]