• Porque el Tratado de Utrecht -en el que tanto se apoya Picardo- sigue en vigor y, por lo tanto, la independencia de Gibraltar no es viable sin el visto bueno de España, ha explicado el embajador español ante la ONU, Fernando Arias.
  • Arias también ha acusado a Reino Unido de haber ocupado ilegalmente territorio y aguas en torno al Peñón y ha opinado que la ONU debería intervenir. Morenés responde a Picardo que España actúa para que las actividades del Peñón sean "conforme a derecho".
  • González Pons: Gibraltar "es lo que es, una ciudad de frontera, un paraíso fiscal y el reino del juego online".
  • En otro de sus delirios de grandeza, Picardo había acusado a España ante la ONU de acosar y disparar a ciudadanos y de atacar sus propiedades. 
Definitivamente, la megalomanía del ministro principal de Gibraltar, Fabian Picardo (en la imagen), se le ha subido demasiado a la cabeza.

Porque esta madrugada, en la ONU, ha llegado a acusar a España de practicar una política de acoso contra sus ciudadanos, y ha denunciado en concreto "sanciones económicas, restricciones físicas en la frontera, invasiones policiales y militares de las aguas territoriales de Gibraltar, disparos a gibraltareños inocentes e incendios y daños contra las propiedades de gibraltareños en España".

Como siempre, Picardo insiste en lo que a él más le conviene, es decir, reivindicar un supuesto derecho a ser independiente, argumentando un supuesto estatus como territorio pendiente de descolonización, gracias a su Constitución de 2006. A su juicio, en esta nueva situación no tiene sentido el "silencio atronador" del Comité Especial para la Descolonización de Gibraltar y la referencia permanente a la necesidad de un acuerdo entre España y Reino Unido.

Le ha respondido convenientemente el embajador español ante la ONU, Fernando Arias, que le ha explicado a Picardo las cosas, a ver si las entiende de una vez. Por ejemplo, Arias ha subrayado que el Gobierno apoya el principio de autodeterminación en los territorios donde éste es aplicable, pero que no es el caso de Gibraltar porque el Tratado de Utrecht -por el que España cedió el Peñón a Reino Unido- sigue en vigor y, por lo tanto, la independencia de Gibraltar no es viable sin el visto bueno de España.

Claro que también -argumenta Picardo con frecuencia- el Tratado de Utrecht cede Gibraltar a los británicos 'a perpetuidad'. Efectivamente. Pero de lo que se trata es de que en España no exista la única colonia de Europa en el moderno siglo XXI. Y que devuelva Gibraltar a España, como hizo con Hong Kong, que se lo devolvió a los chinos.

Según ha explicado, el caso de Gibraltar es distinto al de otros territorios pendientes de descolonización, porque el aspecto clave es la integridad territorial y eso requiere negociaciones entre España y Reino Unido, negociaciones en las que Gibraltar no puede participar.

Arias también ha acusado a Reino Unido de haber ocupado ilegalmente territorio y aguas en torno al Peñón y ha opinado que la ONU debería intervenir. El diplomático español ha respondido así al representante británico, que ha rechazado que el istmo fuese ocupado por los británicos ilegalmente y ha defendido que las aguas territoriales son consecuencia de la soberanía sobre un territorio, según la Convención de la ONU sobre Derecho del Mar.

El representante británico también ha argumentado que con la nueva Constitución de 2006 Gibraltar y Londres tienen un vínculo "moderno y maduro" que no tiene nada que ver con una relación colonial.

Moderno y maduro sería que los británico dejasen Gibraltar, pues es la única colonia en la Europa del siglo XXI.

Por su parte, el ministro de Defensa, Pedro Morenés, ha asegurado este jueves que el Gobierno español va a tomar "todas las medidas que hagan falta para que en Gibraltar las actividades que se realicen sean conforme a derecho".

En TVE, Morenés ha subrayado que la posición del Gobierno pasa, simplemente, por decir que "Gibraltar tiene que estar sometido a las leyes que le afecten interna e internacionalmente" y que España "no va a ser en ningún momento cómplice de nada que sea irregular y que afecte a Gibraltar y, en consecuencia, a España y a Europa".

Morenés ha dicho desconocer si habrá reacción a las palabras de Picardo pero, en su opinión, éste deberá probar sus acusaciones de delito y, si no lo hace, habrá que "denunciarlo en los foros internacionales", correspondientes.

El titular de Defensa cree que Picardo ha decidido elevar el tono como "táctica" para tener presencia en los medios, en el ámbito del Peñón y en Reino Unido. "Es una manera de hacer las cosas que no es sólo del señor Picardo, la conocemos muy bien en otros ámbitos", ha añadido.

Asimismo, el vicesecretario de Estudios y Programas del PP, Esteban González Pons, ha restado este jueves importancia a las acusaciones que ha lanzado contra España en la ONU el ministro principal de Gibraltar, Fabian Picardo, porque le considera "un personaje poco importante y por mucho que suba el nivel de sus palabras eso no sube la importancia".

El dirigente 'popular' ha atribuido las palabras de Picardo a que a éste le interesa volver a poner el contencioso en primer plano "para que se siga hablando de él". Por eso, cree que el Gobierno responderá a sus acusaciones, pero ponderando "la respuesta que merecen las palabras de Picardo y la importancia que hay que darle al propio personaje".

A su juicio, el ministro principal de Gibraltar tiene poca credibilidad en cualquier afirmación contra España y ha recalcado que la colonia británica "es lo que es, una ciudad de frontera, un paraíso fiscal y el reino del juego online".

José Ángel Gutiérrez

[email protected]