• Se aprueba el contrato para la formación y el aprendizaje que prevé la posibilidad de reducciones de las cuotas empresariales a la Seguridad Social de hasta el 100%.
  • Los contratados cobrarán según convenio y siempre por encima del salario mínimo interprofesional, salvo en el caso de contrataciones por horas.
  • Podrá realizarse con trabajadores mayores de dieciséis años y menores de veinticinco que carezcan de una cualificación profesional reconocida por el sistema de formación profesional para el empleo, o por el sistema educativo.
  • La medida se queda corta: las empresas agradecerían la bajada general de las cotizaciones a la Seguridad Social, y no sólo en casos tan específicos como éste.
  • Se han aprobado también las bases de la formación profesional dual. Esto es, los estudiantes se forman en las empresas, pero no cobran ni están asegurados.
  • Es un sistema, salvando las distancias, similar al alemán.

Soraya Sáenz de Santamaría, acompañada de Fátima Báñez y el ministro de cultura, Juan Ignacio Wert (los tres en la imagen), ha presentado este jueves las líneas maestras de proyecto más ambicioso del Gobierno para luchar contra el paro juvenil y la exclusión social de los jóvenes con escasa formación educacional, así como para dignificar la formación profesional.

Y es que la única forma de aprender un oficio es trabajando. Por eso, se ha aprobado el contrato para la formación y el aprendizaje, así como las bases de la formación profesional dual. Aunque el nuevo contrato depende del Ministerio de Trabajo, y la Formación Profesional Dual compete a Educación, les une el hecho de que la formación que reciben los alumnos mediante su trabajo en las empresas -remunerado en el caso del contrato de aprendizaje, y sin remunerar en la Formación Profesional dual- cuenta para la titulación en FP en grado medio o superior.

Para cualquier empresa será tentador, a partir de ahora, contratar a los llamados 'ninis', los jóvenes que ni estudian ni trabajan. Si la compañía cuenta con menos de 250 trabajadores podrá contratar a jóvenes de entre 16 y 30 años -cuando mejore la coyuntura la edad descenderá a 25 años-, con bonificaciones de hasta un 100% en las cotizaciones a la seguridad social. Y decimos que servirá para colocar a los llamados 'ninis', porque sólo podrán acogerse a este contrato aquellos jóvenes que carezcan de una cualificación profesional reconocida por el sistema de formación profesional para el empleo, o del sistema educativo. Se trata de una medida muy importante para un país con unas tasas elevadísimas de absentismo escolar, pero las empresas agradecerían la bajada de las cotizaciones en más ámbitos, y no únicamente en éste.

En cuanto a la Formación Profesional Dual, nada que objetar. Se recupera la figura del aprendiz, el mejor sistema para aprender un oficio. El Real Decreto establece un marco para el desarrollo de proyectos de formación profesional dual en el sistema educativo, con la coparticipación de los centros educativos y las empresas, cuando no medie un contrato para la formación y aprendizaje.

El proyecto de formación profesional dual se formalizará a través de un convenio con la empresa colaboradora. El convenio suscrito especificará la programación para cada uno de los módulos profesionales. El alumno deberá cursar previamente la formación necesaria que garantice el desarrollo de la formación en la empresa, con seguridad y eficacia. Por su parte, las administraciones educativas se responsabilizarán de realizar el seguimiento y evaluación de estos proyectos. Las medidas aprobadas por el Gobierno pretenden acabar con la 'titulitis' imperante en nuestra cultura. Pueden resultar atractivas para que muchos jóvenes opten por la Formación Profesional en lugar de ir a la Universidad para cursar una carrera que difícilmente podrán ejercer. Una bonificación del 100% en la cotización de la Seguridad Social motiva a cualquier empresario a enseñar lo que haga falta.

Sara Olivo

[email protected]