La caída de la demanda y las dificultades de los establecimientos financieros de crédito (EFC) para obtener dinero, principales razones de la reducción de volumen de negocio

 

El Instituto de Estudios Económicos (IEE) y  la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito (Asnef) han presentado este martes la nueva revista del IEE, en la que se ha tratado el futuro del negocio del crédito al consumo.

En el estudio se habla de la pérdida de volumen de negocio que han vivido los establecimientos financieros de crédito debido a los efectos de la crisis, ya que en los últimos años han reducido un 25% el crédito al consumo ante la caída de la demanda así como por la dificultad para obtener financiación por parte de estas entidades.

Estos problemas para obtener ese dinero se debe a la nueva normativa que dificulta a las entidades especializadas para obtener recursos en los mercados financieros. Pero además, el endeudamiento de las familias, es también otra rémora importante. Desde 2007 hasta las fechas actuales el valor nominal de la deuda se puede colocar en el 130%. Esta situación se debe principalmente a la deuda hipotecaria, aunque la deuda derivada del crédito al consumo es apenas de un 12%, dato similar al del resto de la Unión Europea.

Si a la alta tasa de deuda familiar, se suma el creciente paro que hay en nuestro país así como la falta de desconfianza se comprende también mejor la reducción del crédito al consumo. Sin la recuperación de cada uno de estos campos y de manera continuada, la situación del crédito continuará frenada. Y si a eso se suma el pánico de las entidades financieras a conceder préstamos por el riesgo que éste supone, los créditos seguirán cerrados mucho tiempo.

Andrés Velázquez

[email protected]