• El 64,5% cree que el principal reto para los próximos cinco años es la lucha contra el paro.
  • Sólo el 13,3% de españoles cree que la situación económica mejorará en 2013. 
  • El 72,6% ve la actual situación económica peor que la de hace un año.
  • El 54,4% de españoles mantendría la actual organización del Estado 
  • El 22,6 % de los que no secundaron la huelga general lo hicieron por dinero.

Ya está aquí el último barómetro del CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas), con datos, como siempre, interesantes. Por ejemplo,  sobre la organización del Estado, el 54,4%, cree que debe mantenerse la actual o incluso que las comunidades tengan mayor autonomía, aunque un 36,9% es partidario de un único Gobierno central sin autonomías o con las comunidades con menos competencias.

Por otra parte, el 64,5% de los encuestados cree que el principal reto para los próximos cinco años es la lucha contra el paro, seguido de la lucha contra la corrupción política -que citan el 16,5 %- y la mejora de la competitividad económica (3,9 %), mientras que el 2,8% se preocupa por la lucha contra las desigualdades sociales y el 2,7% por la lucha contra el fraude.

Sólo el 13,3 % de los españoles cree que la situación económica del país mejorará durante el próximo año, mientras que la mitad de la población considera dentro de doce meses la economía española será peor que ahora, según refleja el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) presentado este viernes.

Los datos reflejan además que el 72,6 % de los encuestados ven la actual situación económica peor que la de hace un año y sólo un 4,3 por ciento advierte mejoras. En general, el 91,5 % de la población considera que España atraviesa una situación económica mala o muy mala.

El 60,9 % de los parados no confía en encontrar trabajo en el próximo año, y entre quienes trabajan no hay tanto pesimismo porque el 68,3 % confía en conservar su empleo en este periodo, según el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). El sondeo muestra que el 60,9 % de los desempleados ve "poco" o "nada" probable encontrar un trabajo en los próximos doce meses, frente a un 29,2 % que lo ve "muy" o "bastante" probable. Y entre quienes trabajan, el 68,3 ve "poco" o "nada" probable perder su empleo, frente a un 22,3 % que lo considera "muy" o "bastante" probable.

El 22,2 % de los trabajadores que secundaron la huelga general del pasado 14 de noviembre lo hicieron porque no estaban de acuerdo con los recortes del Gobierno, mientras que el 22,6 % de los que no pararon ese día adoptaron esa decisión porque no podían o no querían perder dinero. Del total de encuestados el 57,6 % fue a trabajar, el 21,4 % no, el 11,6 % estaba de vacaciones, libraba o estaba enfermo, el 4,9 % la quiso secundar pero no pudo y el 2,5 % intentó ir a su empresa y le fue imposible. Entre los que fueron a la huelga, el 16,7 % lo hizo porque estaba de acuerdo con ella, el 14,7 % porque la situación estaba muy mal y había que intentar solucionarla y el 13,9 % para protestar contra el Ejecutivo.

Por lo que respecta a los que no secundaron el paro de 24 horas, el 15,8 % tomó esta decisión porque no estaba de acuerdo con la protesta, el 14,4 % porque no podía dejar de ir a trabajar, el 13,2 % por ser empresario y el 11,3 % porque no sirven para nada. El 4,7 % de los encuestados no fue a la huelga por no estar de acuerdo con los sindicatos, el 4,5 % por miedo al despido, el 3,7 % porque estaba incluido en servicios mínimos y el 3 % por ser una protesta política.

El sondeo de diciembre del CIS también pregunta a la ciudadanía cómo le han ido las cosas en 2012 y es mayor el porcentaje de optimistas, ya que un 42,5 % dice que "bien" y un 3,9 apunta incluso que "muy bien". En cambio, al 18,9 % le ha ido "mal" y al 5 % "muy mal". Para 2013, el 34,5 % pronostica que las cosas le irán igual, aunque un 33,9 % confía en que le vayan mejor y un 20 % sospecha que empeorarán.

Una mayoría, del 71,3 %, comparte la idea de que hay que sacrificarse en el presente para conseguir vivir mejor en el futuro, y un 65,2 % opina que hay que tener confianza en el futuro porque al final las cosas saldrán bien. Y un 58,5 % considera que el futuro es tan incierto que es mejor vivir al día y pensar en el presente.

José ángel Gutiérrez

[email protected]