• Amado Boudou compareció durante casi seis horas para demostrar su inocencia en un caso de presunta corrupción.
  • La empresa Ciccone -impresora de billetes de curso legal-, fue presuntamente "salvada" de la quiebra en 2010 por fondos supuestamente de allegados a Boudou. 
En Argentina, por primera vez en la historia argentina un vicepresidente en ejercicio compareció ante la justicia. Se trata de Amado Boudou (en la imagen), a quien muchos señalaban como posible sucesor de la actual presidenta Cristina Fernández, quien ayer lunes declaró durante cerca de seis horas acerca de supuestos favores que podría haber hecho a la imprenta Ciccone cuando ejercía su cargo de ministro de Economía entre 2009 y 2011, informa 'Clarín'. Aunque las declaraciones ante el Tribunal continuarán durante los próximos días.

La empresa Ciccone -impresora de billetes de curso legal-, fue "salvada" de la quiebra en 2010 por fondos supuestamente de allegados a Boudou. Luego, ante el escándalo por la presunta relación del vicepresidente con los nuevos dueños de Ciccone, la firma terminó siendo expropiada por el Estado.

Boudou declaró a una emisora de radio: "Acá lo que esta en juego en estos años, sobre todo desde la llegada de Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner, es si el poder está en el pueblo o en muy pocas manos que toman las decisiones".

Boudou, que también es presidente del Senado, puede ser juzgado pero no detenido, a menos que le destituya el Congreso.

Pero un caso así, aunque termine en inocencia, puede tumbar la carrera de cualquier político. Y en el caso de Boudou no había de ser menos. Por eso, puede afirmarse que su carrera política está gravemente dañada...

Andrés Velázquez
[email protected]