La Cumbre comunitaria acoge la propuesta de la canciller alemana y el presidente francés para que los países de la eurozona adopten medidas concretas para reforzar la competitividad de sus economías

 

El fondo de rescate que se creó en mayo para situaciones de crisis no ha bastado y ante la petición de un refuerzo, la canciller Merkel y el presidente Sarkozy han presentado una propuesta conjunta: acercar políticas económicas.

Para ello, han propuesto que los países de la eurozona acerquen sus políticas económicas a las del Estado que lo haga mejor. Como todos pueden suponer, Merkel hacía referencia a Alemania (el jueves la profesora vino a ver cómo iban los deberes de los alumnos -España- y el viernes ha puesto más deberes). Además, si otros países de la UE quisieran participar del Pacto de  Competitividad podrían hacerlo.

Como la misma canciller ha dicho, el objetivo es que durante un año podamos demostrar con medidas muy concretas que somos extremadamente serios sobre este Pacto. No se trata de palabras sino de hechos, de mostrar que Europa tiene la ambición de ser un continente competitivo. La pena es que eso mismo no lo dijera Alemania cuando dejó de cumplir cuando su déficit incumplía Maastricht.

Lo que parece es que Alemania y Francia quieren una Europa de dos niveles -que a veces ya existe de facto-, en la que ellos formarían parte del nivel superior. Y no hay nada más que ver la propuesta lanzada para alcanzar la cifra global del fondo de rescate: que los países triple A aporten garantías y el resto de países, entre los que se incluye España, aporten el capital. Casi nada.

Andrés Velázquez

[email protected]