AIN edita un dossier sobre este país con motivo de los cien años de su independencia del Imperio OtomanoAlbania celebra cien años de independencia del Imperio Otomano. Con este motivo, Ayuda a la Iglesia Necesitada ha editado un dossier informativo sobre este país, uno de los prioritarios para esta fundación de la Santa Sede.

Desde su independencia del Imperio Otomano su historia en el siglo XX ha sido convulsa. Albania fue liberado en 1944 de Italia y Alemania pero enseguida se hizo con el poder una dictadura comunista bajo Enver Hoxha. Se convirtió en república popular, y, a partir de 1961, entró en estrecha colaboración con China. En aquellos tiempos, el país se aisló totalmente del exterior.  Enver Hoxha impuso a rajatabla su actitud antirreligiosa: la doctrina oficial era el ateísmo, las religiones estaban prohibidas y los cristianos fueron perseguidos, detenidos y asesinados; todos los sacerdotes católicos sufrieron el martirio. Si en una casa se descubría un crucifijo, sus moradores podían ser condenados a muerte, y persignarse en público podía acarrear una pena de hasta 25 años de prisión.

Al finalizar la dictadura comunista en 1990, el país se abrió a Europa Occidental. La nueva Constitución de 1991, enmendada en varias ocasiones, garantiza una democracia parlamentaria, elecciones libres y libertad de opinión y religión aunque las viejas élites políticas siguen siendo influyentes.

Aún a falta de estadísticas fiables, dado que las cifras del último censo todavía no se han publicado, se sabe que la mayoría –unos dos tercios– de la población pertenece al Islam suní. Aproximadamente un 8% son miembros de la orden bektashi, una creencia cercana al Islam sufí, aunque según otras fuentes esta confesión divergente del Islam convencional ya no desempeña ningún papel. A la Iglesia Ortodoxa Autocéfala pertenece algo menos de un cuarto de los albaneses, y se calcula que un 10% de la población es católica.

Actualmente, la fe experimenta un florecimiento, sobre todo entre los católicos; si bien todavía son una minoría relativamente pequeña de la población, los fieles son en su mayoría jóvenes. En general, la edad media de la población albana asciende a poco más de 30 años; por eso, las iglesias están llenas de jóvenes. El pasado año, «Ayuda a la Iglesia Necesitada» promocionó proyectos en Albania con 211.375 euros.  
 
También el Islam ha resurgido en Albania, y una creciente islamización está provocando tensiones. Peter Rettig, responsable de Europa Sudoriental en Ayuda a la Iglesia Necesitada, describe así la situación en este país: "En Albania, el Islam es moderado. Así, por ejemplo, muchos más musulmanes que cristianos participan en la peregrinación anual al santuario de San Antonio de Padua en Lac. Sin embargo, hay jóvenes imanes que propagan un Islam diferente, y esto provoca tensiones. Se trata de estudiosos formados en Turquía y Arabia Saudí que exigen un Islam más severo y puro". Según Peter Rettig, esto no solo tensa las relaciones dentro de las comunidades musulmanas, sino también frente a las comunidades cristianas.

José Ángel Gutiérrez
[email protected]