• Deloitte ya le ha advertido: si no coloca a principios de 2015 los activos disponibles para la venta, el grupo tendrá que admitir en sus cuentas una deuda total de 10.019 millones de euros.
  • A ¡Oh capitán, mi capitán! le abandonan los socios: el fondo Longleaf Partners ha vendido toda su participación y los March van camino de ello.
  • La compañía vende como un éxito la refinanciación del 32% de su deuda, pero las refinanciaciones no son positivas.
  • A más a más: el grupo retoma la intención de emitir bonos por 500 millones de euros.

Antes de comenzar, aclaremos las grandes cifras. ACS ha iniciado las negociaciones para refinanciar el 32% de su deuda, es decir, 2.200 millones de euros, según admite la propia compañía. Por tanto, la deuda del grupo asciende a 6.875 millones de euros. Por otra parte, la deuda vinculada con activos mantenidos para la venta -fundamentalmente activos renovables- asciende a 3.144 millones de euros, según las últimas cuentas publicadas (septiembre 2014).

El problema de los activos disponibles para la venta comienza cuando no se venden. Es lo que lleva intentando Florentino Pérez (en la imagen) desde hace años, sobre todo con los activos renovables. Y claro, Deloitte ya le ha dado un toque: el 'truco' contable tiene límite temporal. Generoso, si quieren, pero límite. Si no logra venderlos, la deuda asociada a ellos tendrá que consolidar en las cuentas del próximo ejercicio. Si eso llegara a ocurrir, estaríamos hablando de una deuda de 10.019 millones de euros.

El asunto es serio. Tanto que ¡Oh capitán, mi capitán! ha vuelto a anunciar este martes -la primera vez fue el 15 de noviembre, tras el descalabro de Abengoa en bolsa- que va a refinanciar 2.200 millones de euros que vencen en 2015, según publica Expansión. La intención de Florentino es prorrogar el pago de esa deuda cinco años más, a un tipo de interés inferior al anterior. Efectivamente, el interés será menor, pero al final pagará más porque lo hará durante cinco años más. Las cosas como son.

Paralelamente, ¡Oh capitán, mi capitán! está viendo cómo los socios le van abandonando poco a poco. Los March, que llegaron a tener un 24,5% del grupo, ahora sólo poseen el 11%, y bajando. Pero no son los únicos. El fondo Longleaf Partners -entró en ACS en 2007 y llegó al 5% del capital- se deshizo de todas sus acciones durante el primer trimestre de este año y en septiembre hizo lo propio con los títulos de Hochtief, según La Celosía.

Pero Florentino no para y ha retomado la intención de emitir bonos por 500 millones de euros. Ya lo intentó antes del verano, pero tuvo que suspenderla tras la crisis desatada por el banco portugués Espirito Santo.

Pablo Ferrer

[email protected]