Lo ha explicado el ministro Gallardón, con ese verbo florido que le adorna: el muchacho, que por eso es un provida de mucho cuidado, asegura que se mantendrá el aborto eugenésico -es decir aniquilar a discapacitados físicos y psíquicos antes de que nazcan- siempre que provoque perjuicios a la madre. Todo esto mezclado con un distingo curioso entre malformación y discapacidad, que añade unos kilos más de hipocresía a la postura del Gobierno Rajoy en la materia.

Es decir, que el amigo Gallardón, todo un provida, como creo que haber dicho antes, pretende repetir la técnica de Felipe González con el aborto psíquico: se puede matar al hijo siempre que el embarazo provoque molestias psíquicas a la madre ¿Quién lo decide La madre. Conclusión, desde 1985, el coladero del aborto psíquico ha supuesto el 97% de más millón de abortos perpetrados en España. Ahora, lo mismo con el aborto eugenésico.

Menos mal que luego me viene don Benigno Blanco, del Foro de la Familia, con la curiosa alegación de que Gallardón camina hacia la vida pero no todo lo que "a mí me gustaría". Esto me ha tranquilizado mucho.

Lo del PP y el aborto es cosa de mucha risa. Y todavía hay quien piensa que un cristiano, o un provida, puede ser del PP, sólo porque el PSOE aún es más abortero que el PP. ¿Realmente se puede ser más abortero que el PP

Y lo más llamativo es que los españoles ni nos asombramos de la barbarie. Es más, seguimos apoyando a la barbarie. A la del PSOE y a la del PP. El resultado es la imagen que ustedes están viendo... y que resulta muy necesaria contemplar una y otra vez.

Eulogio López

[email protected]