En efecto: nuestra inocentada periodística de ayer, miércoles 28 de diciembre, era nuestra última noticia, aquella que aseguraba que Mariano Rajoy iba a terminar con el aborto en España, con todo tipo de aborto, además de implantar el salario maternal para fomentar la natalidad española.

Es muy probable que ningún lector de Hispanidad se tragara la bola, pero lo que debería hacernos pensar es por qué no se la tragaron. A fin de cuentas, el Partido Popular se autocalificaba en su programa electoral como defensor de la vida. Entonces, ¿por qué tanta desconfianza? ¿No pretenderán ustedes insinuar que el PP juega con las palabras y miente en sus proyectos, verdad?

Por contra, la Policía Nacional, ya a las órdenes del nuevo ministro del Interior, Jorge Fernández, arremetió con saña contra el activista provida más conocido de España, el médico Jesús Poveda, cuando se manifestaba delante la clínica Dator de Madrid, es decir, el abortorio-matadero más activo del país.

Una inocentada vale más que 1.000 palabras.

Eulogio López

[email protected]