• Delcy Rodríguez, ministra de Exteriores venezolana, responde a su homólo español que "olvidó que ya los espejitos no son transables en esta tierra de libertad, patria de Bolívar y Chávez".
  • Sorprendentes declaraciones procedentes de un país en el que la violencia reina en las calles, sus ciudadanos carecen de lo más elemental, tienen que guardar colas, son secuestrados por bandas o encarcelados, si discrepan con el Régimen.
  • El partido opositor Voluntad Popular convoca una concentración en Caracas por el opositor Leopoldo López, en prisión desde hace un año.
Como informó ABC, el chavismo, poco amigo de la libertad de prensa en Venezuela, ha amenazado con represalias y expropiaciones a las empresas españolas que operan en el país si no ejercen su influencia para que los medios de comunicación españoles dejen de publicar noticias que, considera, desprestigian la imagen del país. Se trata de presionar al Gobierno español para que a su vez presione a los medios españoles para que hablen bien del país sudamericano.

Ante ello, el ministro de Exteriores español, José Manuel García-Margallo, señaló que en España "la libertad de opinión y de prensa son principios absolutamente irrenunciables".

Pues bien: el régimen bolivariano-marxista ha hecho el ridículo al responder, por boca de su homóloga Delcy Rodríguez (en la imagen), que su Gobierno puede darle al Ejecutivo español "muchas lecciones" en "materia social", de "libertades" y de "derechos esenciales".

La ministra de Exteriores venezolana ha llegado incluso a recurrir al tópico de la leyenda negra de la conquista y civilización de América por España hace 500 años: "Canciller García-Margallo, olvidó que ya los espejitos no son transables en esta tierra de libertad, patria de Bolívar y Chávez", ha asegurado Rodríguez. La jefa de la diplomacia venezolana también ha criticado que el Gobierno español rescate banqueros con dinero público dejando "sin atender las necesidades esenciales de los más deprimidos socialmente".

"Le sugiero, Canciller, que dé una mirada por esos asuntos en lugar de rendir pleitesía a la tiranía mediática que pretende doblegarnos", ha afirmado la ministra venezolana. "Que les quede claro, al club de amigos del torcedor de brazos, que andan con declaraciones insulsas sobre nuestra Patria. ¡Venezuela se respeta!", ha recalcado.

Y todas esas demagógicas declaraciones de la ministra tienen lugar mientras los venezolanos se mueren de hambre o por la violencia que reina en las calles de sus ciudades o carecen de lo más elemental, o tienen que guardar colas para no conseguir productos básicos, o son secuestrados por bandas o son encarcelados por el régimen si se oponen a él.

Como es el caso del líder opositor Leopoldo López, cuya encarcelación cumple un año estos días. Por ello, su partido Voluntad Popular (VP) ha convocado para este miércoles una concentración en la Plaza José Martí, en la ciudad de Caracas, para manifestarle su apoyo.

El coordinador nacional político de VP, Freddy Guevara, ha avanzado -a través de su perfil de Twitter- que en dicho evento estarán presentes "representantes de la sociedad civil y dirigentes de la MUD (Mesa de la Unidad Democrática)". Asimismo, ha invitado a los venezolanos a vestirse de blanco.

En este contexto, el dirigente opositor ha recordado que diferentes organismos internacionales, entre los que destaca el Grupo de Trabajo de Detenciones Arbitrarias o el Alto Comisionado de Derechos Humanos de Naciones Unidas, "se han pronunciado en favor de la liberación de López".

Las autoridades venezolanas consideran que López es el "autor intelectual" de estos disturbios, que marcaron el inicio de la actual crisis -que se ha saldado con 43 muertos, cerca de un millar de heridos y cientos de detenidos-, por convocar la marcha hacia la Fiscalía.

Pero su encarcelación es otra muestra más de los métodos dictatoriales del régimen chavista.

José Ángel Gutiérrez
[email protected]