• El índice de pobreza pasó del 25% en 2012 al 32% en 2013, según el CEPAL. El país sufre una de las inflaciones más altas del mundo: 64%, según cifras oficiales.
  • La cesta de la compra básica familiar en Venezuela aumentó un 93% el año pasado.
  • "El problema de fondo es la inflación, impulsada por un aumento de la emisión monetaria sin un crecimiento al menos proporcional de la oferta de bienes y servicios", dice una economista venezolana. 
Venezuela va de mal en peor, y bien que lo sentimos por los venezolanos. El índice de pobreza en el país pasó de 25% en 2012 a 32% en 2013, afirmó la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), que tiene su sede en Santiago de Chile. Es el país hispanoemericano en el que más creció la pobreza, lo que contrasta con el probre resultado de los programas sociales de los que han presumido los gobiernos chavistas. Según ese informe, la pobreza en Venezuela aumentó en 2013 debido, sobre todo, al impacto que la inflación más alta del mundo (64%, según cifras oficiales) tiene sobre la capacidad de compra de la gente.

Y no es de extrañar que la pobreza haya crecido en 2013 si nos atenemos a los datos de 2014. Por ejemplo: el precio de la cesta de la compra básica familiar en Venezuela aumentó un 93,2% el año pasado, hasta llegar al equivalente de casi 5.000 dólares estadounidenses al cambio oficial, según el Centro de Documentación y Análisis Social (Cendas), sindicato del magisterio. "El precio de la canasta básica familiar de diciembre de 2014 es 30.176,82 bolívares, un alza de 2.035,32 bolívares (7,2%) respecto a noviembre. La variación anualizada para el período diciembre 2013 a diciembre 2014 es de 14.554,77 bolívares (93,2%)", indica el informe que recoge Infobae

"Los ingresos familiares han perdido capacidad de compra y son insuficientes para cubrir las necesidades básicas de la familia", le dice a BBC Mundo Anabella Abadi, economista de ODH Consultores, con sede en Caracas.

"El problema de fondo es la inflación, impulsada por un aumento de la emisión monetaria sin un aumento al menos proporcional de la oferta de bienes y servicios", explica Abadi, en referencia a la impresión de dinero no respaldado por divisas por parte del Banco Central de Venezuela.

Es decir, que para que los venezolanos puedan comprar, al Gobierno no se le ocurre que darle a la máquina de hacer dinero, que es la mejor receta para que la inflación se dispare.

El Gobierno de Nicolás Maduro asegura que la crisis que vive Venezuela hace dos años -que se ilustra en el desabastecimiento de alimentos, medicinas y productos de higiene, entre otros y en colas como las de la imagen- es parte de una guerra económica perpetrada por sectores capitalistas.

Pero lo cierto es que desde que gobierna el chavismo, la pobreza no para de aumentar. Buena lección para quienes ven en Venezuela el modelo a seguir para España...

José Ángel Gutiérrez
[email protected]