• Ingresos: Brasil funciona, pero el conjunto de Hispanoamérica no.
  • Y cuidado: España y Reino Unido, tampoco.
  • Y en resultados, Alemania mejora, sí, pero continúa siendo una manzana podrida.
  • Asignatura pendiente: el vídeo.
Hoy, jueves, toca el turno al sector de las comunicaciones, ya que Telefónica ha pasado esta mañana por el regulador bursátil para informar de su gestión durante estos seis primeros meses de 2017. En el primer trimestre ya hice mi despedida a la figura de su anterior presidente César Alierta y no se ha tardado mucho tiempo en ver la mano de Álvarez-Pallete. Parece que está poniendo el punto de mira en lo que los modernos lilas han dado en llamar 'las puertas giratorias', de las que la compañía está bastante surtidita y, además, de todos los colores. En tiempos, esto servía para mantener relaciones que podían "drenar" dificultades en casos de adjudicaciones, dificultades administrativas y, sobre todo, para mantenerse en el cogollo de las tomas de decisiones… 'pa' por si acaso. Ahora los llamados 'influencers' cumplen una función parecida, no hace falta que sean políticos o ex políticos, ya que te la pueden liar según su deriva personal en las cuestiones de tribunales y, sobre todo, hasta te pueden salir más baratos. Después, Pallete parece que quiere acabar con las participaciones que tienen en algunos medios de comunicación, versión periodística de las puertas giratorias, pero que en el caso del imperio PRISA le va a ser muy difícil, colocar y cobrar. Por ahora, la orden de Moncloa, es la contraria: proteger a Cebrián. Poniéndonos en modo económico, las cifras presentadas son una continuación de las ya registradas en el primer trimestre del año. Así, el resultado neto ha sido de 1.600 millones de euros (M€) que supone un 28,9% más que en 2016. Si el pasado trimestre fueron las ventas las que mantuvieron el resultado ya que habían crecido un 5% respecto al año anterior, en este trimestre el crecimiento se ha limitado a un 3,4% y se han situado en 26.091M€, en estas ventas Brasil sigue siendo el mercado donde se mantienen las ventas y las aportaciones al resultado de la compañía con unas ventas de 6.200M€ frente a los 5.072M€ del pasado ejercicio. El resto de áreas geográficas han visto mermados sus ingresos, en especial Reino Unido -256M€ y España -148M€. Pero han sido las ventas en Telefónica Hispanoamérica con un descenso en ventas de 446M€, el área donde más ha descendido la actividad. Los resultados operativos han sido todos inferiores al pasado ejercicio con excepción de Alemania donde, aunque continúa siento negativo reduce su pérdida en 221M€. Continúa el crecimiento de los gastos operativos 2,1%, y como últimamente viene sucediendo viene principalmente por los gastos de personal y los 25M€ de gastos de reestructuración. Continúa, por otra parte, la contención de los gastos financieros que descienden 122M€, -9,3% interanual. En cambio, continúa el aumento de la cifra bruta de su endeudamiento financiero en lo que llevamos de año 2.134M€ más, pero la deuda neta se reduce en 3.706M€ sin incluir la venta de TELXIUS. Al final, la bolsa ha premiado a  Telefónica con una fuerte subida. Además de los cambios "políticos" que se empiezan a adivinar en la nueva Telefónica de Pallete, en la cuestión audiovisual, que no olvidemos acabará siendo el 'core' de todas las telecos,  y el que se obstine en mantener el negocio centrado en comunicaciones, le vaticino que acabará desapareciendo, en este sector se empieza a ver un cambio de tendencia en cuanto a programaciones rentables. Al fútbol que, hoy por hoy, está marcando el hecho diferencial, le queda poco. Se impone el modelo Netflix, que ya comienza a ser una realidad con los considerables índices de audiencia, en buena parte femenina. Como no hay que perder oportunidades, Telefónica ha entrado en el sector del crédito al consumo de la mano de Caixabank bajo el nombre de Movistar Money. En cualquier caso, la bolsa ha aplaudido los resultados del primer semestre… y los cambios de Pallete, supongo. Rodrigo de Silos [email protected]