• O, al menos, que no puede demostrarlo.
  • Entonces, ¿cómo acusar a los directivos de haber derrochado casi 50 millones de euros?
  • No solo eso, sino que el Banco de España reconoce que minusvaloró las plusvalías de CAM en 900 millones.
  • Y esto en una entidad que nos ha costado a los españoles unos 12.000 millones de euros.
  • El desastre del Banco de España: todo esto tras haberse negado a investigar los créditos dolosos.
El miércoles 28 quedó visto para sentencia el juicio de la CAM, con sorpresa incluida: la fiscalía y los peritos del Banco de España reconocieron que no pueden demostrar si hubo falseamiento contable. Entonces, si no pueden probar lo más importante, ¿cómo acusar a los directivos de haber derrochado 47 millones de euros? Resumiendo: la cúpula de la antigua caja de ahorros decidió repartir una paga extra de 47 millones de euros por los objetivos alcanzados. De ellos, 2 millones fueron para los directivos y los restantes 45 millones, para el resto de la plantilla. Según la Fiscalía Anticorrupción, estas remuneraciones se realizaron aun a sabiendas de que las cuentas de la entidad habían sido falseadas. Pero si los propios peritos del Banco de España no han podido probar ese falseamiento… Todavía hay más, porque el supervisor ha reconocido que minusvaloró las plusvalías de CAM en 900 millones de euros. En definitiva, que ahora dice que la CAM valía 900 millones más. Y, ¿dónde han ido a parar esos millones? Pues al balance del comprador, esto es, del Sabadell. Y todo esto es muy bonito porque estamos hablando de una entidad que nos va a costar a todos los contribuyentes, alrededor de 12.000 millones de euros. La cifra no estará cerrada hasta que no finalice el esquema de protección de activos (EPA), en 2024. O sea, que es posible que sea aún mayor. Es el desastre del Banco de España, que se negó a investigar los créditos fallidos y dolosos otorgados por la entidad que son, por cierto, la causa por la que caen las entidades financieras. Al final, la CAM nos ha costado 12.000 millones a todos los españoles y el desastre del Banco de España va a hacer que los responsables se vayan de rositas. Pablo Ferrer [email protected]