• La eléctrica gana 166,1 millones ( 4,7%) en el primer trimestre, en línea con el objetivo de su Plan Estratégico 2014-2019.
  • Factura 487 millones ( 5,1%) por mayores ingresos de Transporte en España y de la actividad de 'teleco', destacando uso y explotación de la red de fibra óptica de ADIF.
  • El Ebitda aumenta un 5,1%, hasta los 387,5 millones, debido a una mayor cifra de negocios y a la evolución de los costes operativos ( 6,7%).
  • Pero, sin duda, la mejor noticia es que la deuda pasa de 5.408,5 millones a 5.210,9 millones, gracias a una fuerte generación de caja.
Este miércoles, Red Eléctrica Corporación (REE) ha remitido a la CNMV sus resultados correspondientes al primer trimestre de 2015. Unas cuentas con las que el presidente de la compañía, José Folgado (en la imagen), puede estar bastante contento y los fondos de inversión, que poseen el 67,2% de REE, más todavía, por los dividendos. Y es que la eléctrica les pagará uno bastante suculento el próximo 1 de julio, procedente de las cuentas del año pasado, pero las de 2015 van bastante bien: ha aumentado su beneficio y sus ventas, y además, aún más importante, ha logrado reducir su deuda en 197,7 millones de euros, respecto al dato final de 2014. REE ha ganado 166,1 millones entre enero y marzo, lo que supone un 4,7% más que en el mismo periodo del año pasado. Cifras que además están en línea con el objetivo de su Plan Estratégico 2014-2019. Sus ventas han ascendido a 487 millones ( 5,1%) por varios motivos. En primer lugar, por unos mayores ingresos registrados en Transporte en España ( 3%). Segundo, por un aumento también de los ingresos en la actividad de telecomunicaciones (15,4 millones más, hasta sumar un total de 20,3 millones), donde destaca el uso y la explotación de la red de fibra óptica de ADIF que, al igual que pasó en los resultados anuales de 2014, ha tenido un impacto positivo. Y tercero, por menores ingresos por trabajos por cuenta de terceros y por inversión en Transmisión Eléctrica del Sur, S.A. Por su parte, el resultado bruto de explotación (Ebitda) ha subido un 5,1%, hasta los 387,5 millones, debido a la mayor cifra de negocios, así como a la evolución de los costes operativos ( 6,7%). En concreto, estos han ascendido a 106,8 millones, desglosados en: 72,7 millones de costes de aprovisionamientos y otros gastos de explotación, que han sumado más de 4 millones asociados a la red de fibra óptica de ADIF; y 34,1 millones de gastos de personal, los cuales han crecido en 1,9 millones. También las inversiones han presentado buenos números. En concreto, la cifra se ha situado en 99,4 millones ( 5,7%), de los que 84,8 millones corresponden al desarrollo de la red de transporte nacional. Pero, sin duda, la mejor noticia de las primeras cuentas trimestrales de 2015 ha sido la reducción de la deuda en 197,7 millones: ha pasado de 5.408,5 millones a 5.210,9 millones, gracias a una fuerte generación de caja. Así, supone 3,7 veces el Ebitda. Un desapalancamiento que es bueno para todos los accionistas de REE, es decir, para: SEPI (20% del capital social), fondos de inversión (67,2%), minoritarios (8,4%) e inversores nacionales (4,3%). Como saben, en su Plan Estratégico 2014-2019, la eléctrica que preside Folgado subrayó el compromiso con sus accionistas, cuya retribución crecerá a una media del 7%. De hecho, en la Junta General de Accionistas, celebrada hace dos semanas, se aprobó el pago de un dividendo bruto de 3 euros por acción el próximo 1 de julio, a los que se restarán los 0,8323 euros/acción pagados a cuenta y que suman hasta marzo un total de 112,5 millones ( 14,9%). En cuanto al futuro, REE continuará con sus planes de expansión internacional y estará muy pendiente de los pasos que se den en materia de interconexiones eléctricas, al igual que Enagás lo hace en materia gasística. Cristina Martín [email protected]