• Bolsas y Mercados Españoles ganó el año pasado 164,9 millones, un 15% más, pero con la reputación corporativa resentida.
  • Avanza con mismo rimo que la bolsa, en la que ha aumentado un 25,6% el volumen negociado.
  • España ha sido la segunda plaza bursátil en la que más han crecido los flujos de inversión: 36.110 millones, un 12,5% más.

Bolsas y Mercados Españoles (BME), el operador de todos los mercados de valores y sistemas financieros en España que preside Antonio Zoido (en la imagen), ha registrado un beneficio de 164,9 millones en 2014, el 15% más, ha informado la empresa. Es el mejor resultado desde 2008, al ritmo de la renta variable, como quien dice. La suerte de BME ha corrido en paralelo, en efecto, con ritmo del mercado. El año 2014 ha sido también el año en el que la bolsa ha elevado un 25,6% volumen negociado (884.686 millones), y en el que ha registrado un número récord de negociaciones anuales: 71,1 millones, el 45,8% más.

BME dice adiós así a un año en el que su reputación corporativa se ha resentido como consecuencia de las irregularidades en algunos de los valores que cotizan en el MAB (Mercado Alternativo Bursátil), cuya punta de lanza fue, en julio, el escándalo del operador de wifi Gowex. La imagen de reproche en las responsabilidades que debía asumir la CNMV o BME, dependiendo de quién lanzara la piedra, fue bochornosa.

En los resultados, todo mejora en BME: el Ebitda, un 14,6%, hasta 239 millones; los ingresos, un 11,3%, hasta 342,5 millones; la rentabilidad sobre recursos propios (ROE) se sitúa en un 40,9% (cinco puntos más) y ha aumentado un 12,5% el importe total de los flujos de inversión canalizados hacia bolsa ha sido de 36.110 millones, lo que sitúa a la bolsa española en la segunda plaza europea por captación de fondos. De ellos, 13.993 millones fueron aportados en el último trimestre ( 113,7%). Los costes operativos, sin embargo, han aumentado un 33,2%, hasta 18,7 millones, por los gastos asociados al desarrollo de la Reforma del Sistema de Compensación y Liquidación de Valores, cuya entrará en vigor a finales de 2015.

Pero las turbulencias han llegado de casos como el Gowex, que acabaron en acusaciones muy duras en la Fiscalía Anticorrupción, pero que proyectaron dudas sobre el funcionamiento del MAB, que depende de BME. Desde entonces, ese fantasma ha vuelto a planear con otras empresas como Carbures, Ebioss o Neuron Bio. El director general de BME, Javier Hernani, se ha defendido, durante la presentación de los últimos resultados trimestrales, diciendo que "en ningún momento BME ha visto el MAB como un negocio, más bien como una estrategia de país, para cambiar la forma de financiación de las empresas". Y no escondió que "el MAB es un segmento de riesgo, hay compañías que pueden ir bien y que pueden ir mal".

Rafael Esparza

[email protected]