• Los cuatro grupos cerveceros son líderes en nuestro país: producen casi el 95% del total.
  • Todos tienen más de 100 años de historia y tres de ellos (Mahou-San Miguel, Damm e Hijos de Rivera) son familiares.
  • Con tan buenos mimbres, por ahora, están a salvo de los grandes del sector y son sólo espectadores de los movimientos comerciales.
  • El sector cervecero mundial tiende a la concentración: basta ver la fusión de Ab InBev y SaBMiller… que controlará el 30% del mercado.
En España, crear más empleo y seguir reduciendo el paso son dos objetivos prioritarios. Por ello, conviene subrayar el ejemplo de cuatro empresas cerveceras (Mahou-San Miguel, Heineken España, Damm e Hijos de Rivera) que sí que apuestan por el verdadero empleo, el estable: más del 90% de sus plantillas es fija. En concreto, Mahou-San Miguel tiene un equipo que supera los 2.800 profesionales, tras sumar 213 personas en 2015. De estos, el 99% son fijos, reflejando su compromiso con el empleo estable y de calidad. La plantilla de Heineken España, filial del centenario grupo holandés surgida tras la fusión de Grupo Cruzcampo y El Águila en el año 2000, ascendió a 2.476 empleados, tras incorporar 317 personas, de las cuales 170 son jóvenes menores de 30 años. El 100% de la plantilla es fija. Por su parte, el grupo Damm tiene una plantilla de 3.125 empleados en total de los que cerca de 500 (el 95% fijos) se encuentran en la compañía cervecera. Y por último, Hijos de Rivera -grupo que elabora Estrella Galicia, entre otras marcas- cerró 2015 con 963 empleos directos y 1.700 en total, de los que más del 90% era indefinido; además, ha elevado su plantilla un 78% desde el inicio de la crisis. Los cuatro grupos son líderes en nuestro país, ya que controlan casi el 95% de la producción, según datos del Informe Socioeconómico de la Cerveza correspondiente a 2015, que elabora la Asociación de Cerveceros de España. En concreto, la cifra de producción se situó en casi 35 millones de hectolitros ( 4%). Por compañías, Mahou-San Miguel es el número uno, con 12,02 millones de hectolitros, seguido de: Heineken (10,323 millones), Damm (8,75 millones) e Hijos de Rivera (2,05 millones). Además, en España, el 90% de la cerveza que se consume es de producción nacional. Todos estos grupos cerveceros tienen más de 100 años de historia. Sus orígenes se remontan a: 1890, 1864 (el grupo holandés al que pertenece Heineken España, filial que surgió en el año 2000, tras la fusión de Grupo Cruzcampo y El Águila), 1876 y 1906, respectivamente. Tres (Mahou-San Miguel, Damm e Hijos de Rivera) son familiares. Veamos la facturación. La de Mahou-San Miguel ascendió a 1.177 millones de euros en 2015; la de Heineken España, a 951 millones (1.079 millones al sumar otros negocios); la de Damm, a 963 millones y la de Hijos de Rivera, a 362 millones (un 22% superior a la del año anterior). Por tanto, la cifra de negocios de los cuatro supera los 3.400 millones, casi el volumen total (cerca de 3.600 millones) que mueven las empresas dedicadas a la Fabricación de Cervezas en España, según el Ranking de Empresas que elabora eInforma. Con tan buenos mimbres, por ahora, están a salvo de los grandes del sector y son sólo espectadores de los movimientos comerciales. El sector cervecero mundial tiende a la concentración: basta ver la fusión de Ab InBev y SaBMiller… que controlará el 30% del mercado. Cristina Martín [email protected]