• Señalan que "nadie nace con un género" sino que "todo el mundo nace con un sexo biológico".
  • Es decir, separan hechos de ideología: "el género es la toma de conciencia y el sentido de sí mismo como hombre o mujer".
  • Afirman que cuando alguien cree ser del sexo opuesto tiene un problema psicológico: sufre disforia de género.
  • Para ellos la pubertad no es una enfermedad y advierten de lo peligroso que es bloquearla con hormonas.
  • Subrayan que hasta el 98% de los varones y el 88% de las mujeres que tienen confusión de género aceptan su sexo biológico tras esta etapa.
En estos tiempos modernos, en los que prima el pensamiento débil y único, la ideología de género campa a sus anchas. Empeñada en negar una verdad tan grande como que los niños nacen niños y las niñas nacen niñas, tratando de convertir los hechos en ideología. Menos mal que aún quedan algunos con ganas de hacerle frente, como el Colegio Americano de Pediatras, que no ha dudado en desmitificar este invento y advertir de sus peligros. En concreto, tal y como refirió el Diario de Alto Aragón, los pediatras estadounidenses han señalado que "nadie nace con un género" sino que "todo el mundo nace con un sexo biológico". Es decir, separan hechos de ideología, remarcando que el género no es más que "la toma de conciencia y el sentido de sí mismo como hombre o como mujer". Pero como ya hemos comentado, la ideología de género trata de hacer lo contrario, defendiendo que el sexo de cada uno se construye según patrones de tipo cultural como si cada cual decidiera su sexo. Por lo tanto, comete una bestialidad, ayudándose de una gran maquinaria de manipulación. Pero los pediatras de EEUU tienen bastante claro como son las cosas en realidad y según los hechos. Por ello afirman que cuando alguien cree ser del sexo opuesto tiene un problema psicológico: en concreto, sufre disforia de género, un trastorno mental reconocido en la última edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de la Asociación Americana de Psiquiatría (DSM-V). Llaman a las cosas por su nombre y subrayan que la pubertad no es una enfermedad, a pesar de que los defensores de la ideología de género aprovechan para incrementar en esta etapa la confusión y el lavado de cerebro. Asimismo, los pediatras de EEUU advierten de lo peligroso que es bloquear la pubertad con hormonas, que "inhiben el crecimiento y la fertilidad en un niño previamente sano biológicamente". Y la cosa no queda ahí, pues añaden que tienen otros riesgos para la salud, como: hipertensión arterial, coágulos de sangre, accidente cerebrovascular y cáncer. Ante la preponderancia de la ideología de género, el Colegio Americano de Pediatras urge a educadores y legisladores a "rechazar todas las políticas que condicionen a los niños para aceptar como normal una vida de suplantación química o quirúrgica de su sexo por el opuesto". Y es que hasta el 98% de los varones y el 88% de las mujeres que tienen confusión de género aceptan su sexo biológico tras esta etapa. Cristina Martín [email protected]