• El Banco de España dice que los nuevos salarios crecieron al 1%, por debajo, incluso, del 1,5% pactado entre patronal y sindicatos que el aumento medio pactado en los convenios hasta septiembre es del 1,1%.
  • La entidad destaca la "notable fortaleza" de la economía en el tercer trimestre, aunque hay "fuentes de incertidumbre", como el Brexit.
  • El crecimiento del PIB ha continuado apoyándose, fundamentalmente, en el dinamismo de la demanda privada nacional.
  • Los indicadores cuantitativos mostraron una modesta aceleración: como las matriculaciones de automóviles particulares y las ventas interiores de bienes y servicios de consumo.
El Banco de España, en su último boletín económico, destaca que «la economía española habría continuado mostrando una notable fortaleza a finales del tercer trimestre del año», pero indica la presencia de «algunas fuentes de incertidumbre». Entre estos factores de riesgo, la entidad cita el devenir del proceso de salida del Reino Unido de la UE y la prolongación de la situación de interinidad del Gobierno de la nación. La entidad indica que el crecimiento del PIB ha continuado apoyándose, fundamentalmente, en el dinamismo de la demanda privada nacional. En concreto, «el consumo privado habría mantenido un crecimiento vigoroso» con la creación sostenida de empleo y el mantenimiento de unas condiciones financieras favorables. El Banco de España recuerda que se mantiene el avance interanual de las afiliaciones a la Seguridad Social (del 3%), que el ritmo de caída de los parados registrados (9,1%) ha sido el mayor del presente ciclo expansivo y que la contratación sube el 6,2% gracias a los aumentos de contratos indefinidos y, en menor medida, de los temporales. En cuanto a los salarios, señala que el aumento medio pactado en los convenios hasta septiembre es del 1,1%, pero que los de nueva firma reflejan un incremento menor, del 1%, que lo sitúa medio punto por debajo de la cota recomendada en el Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva que alcanzaron patronal y sindicatos. Además, los indicadores cuantitativos mostraron, con alguna salvedad, una modesta aceleración a lo largo del tercer trimestre, en términos de la tasa interanual, como fue el caso de las matriculaciones de automóviles particulares y de las ventas interiores de bienes y servicios de consumo de las grandes empresas, referidas a septiembre y a agosto, respectivamente. Por su parte, los indicadores cualitativos arrojaron señales contrapuestas en la etapa más reciente. Por un lado, el nivel del indicador de confianza relativo al comercio minorista superó, en el promedio del tercer trimestre, al registrado en el segundo. Por otro lado, los índices de confianza de los consumidores y los servicios elaborados por la Comisión Europea se deterioraron en el período julio-septiembre (en una cuantía algo mayor que la observada en el área del euro). Según la entidad supervisora, por el lado de la oferta, destacó el fuerte repunte en el ritmo de aumento de la producción industrial de bienes de consumo en agosto, especialmente por lo que respecta a los de naturaleza duradera. En un tono menos positivo, el índice de comercio al por menor moderó su avance. Andrés Velázquez [email protected]