• Tal y como adelantara Hispanidad, esta división es un desastre por la falta de obra pública y por ello, en nuestro país sobra gente.
  • La cifra supone un 15,6% de la plantilla de FCC Construcción en España, que asciende a 4.808 empleados.
  • Se trata del tercer ajuste que realiza en este negocio, tras los dos acometidos en 2013, que afectaron a 1.717 trabajadores.
  • Como no hay obra pública ni perspectiva de que haya, las constructoras se ven abocadas al ERE: Sacyr también presentó uno.
Un día después de culminar la ampliación de capital lanzada el pasado 12 de febrero, FCC ha saltado a la palestra mediática planteando un ERE, que afectará a 750 trabajadores de Construcción en España. Se trata del primer ajuste de personal de la 'era Carlos Slim', pues el empresario mexicano (en la imagen) es desde hace unos meses el primer accionista de la compañía, puesto que antes ocupaba Esther Koplowitz. Tal y como adelantara Hispanidad en la tarde del jueves, la división de Construcción es un desastre por la falta de obra pública, que continuará al menos este año. De hecho, en España sobra gente por ese motivo, sencilla y llanamente, porque no hay trabajo. Claro que también conviene subrayar, en beneficio de Koplowitz, que FCC ha sido la constructora que más mano de obra propia ha utilizado. Por ello, su plantilla total asciende a más de 58.000 trabajadores. Una cifra que lo dice todo… Volviendo al ERE, la cifra de afectados supone un 15,6% de la plantilla de FCC Construcción en España, que en total cuenta con 4.808 empleados. Y, aunque es el primer ajuste de personal de la 'era Slim', no es el primero que sufre esta división: en 2013 se acometieron otros dos, que afectaron a 1.717 trabajadores. Sin embargo, el hecho de que no haya obra pública en España ni perspectiva de que haya (ningún partido tiene un plan de infraestructuras), supone que las constructoras se ven abocadas al ERE. Y es que FCC no ha sido la única en plantear un ERE, hace unas semanas, Sacyr también presentó uno en su división de Construcción doméstica, que afectó a 400 empleados. Cristina Martín [email protected]