• Seguirá presente en países donde la cosa marcha bien como Polonia, México y la misma Argentina.
  • Así como en su original esquema alemán: Santander Consumer Finance.
  • Y el punto negro sigue siendo Estado Unidos.
  • Con eso, Ana Botín considera que el banco está suficientemente diversificado.
  • En otras palabras, no esperen grandes inversiones.
  • A partir de ahora los grandes procesos se harán dentro de la concentración bancaria europea.
Banco Santander abrió una oficina de representación en Australia en 1990, pero no fue hasta 2012 cuando inauguró la primera y única sucursal. El objetivo era desarrollar la actividad, no sólo en Australia sino también en toda la zona de Asia-Pacífico, sobre todo en banca corporativa. ¿Qué ha ocurrido? Que la crisis de China ha hecho mella en esa parte del Globo y las perspectivas del sector financiero en la zona no son muy halagüeñas. Solución: cerrar la oficina de Sydney, eso sí, sin dejar de atender a los clientes, ahora desde Hong Kong, Shanghai o Pekín. El cierre de Australia no da para más, pero sí nos permite hablar de la apuesta internacional del banco que preside Ana Botín (en la imagen). Tres grandes mercados: Reino Unido (aporta el 20% del negocio del grupo), Brasil (19%) y España (15% y subiendo). Entre los tres representan el 54% del negocio de todo el grupo. Se parece mucho a la apuesta internacional de Telefónica, con Brasil como mercado estratégico a pesar de la crisis que vive el país. Además, el Santander seguirá presente en los países donde el negocio marcha bien, como Polonia, México y la misma Argentina, donde acaba de comprar el negocio minorista de Citibank, incluidas las 70 sucursales que tenía la entidad. También hay que hablar del original esquema alemán, concretado en Santander Consumer Finance, entidad dedicada a créditos al consumo. Menos positiva es la situación en Estados Unidos, donde el banco no acaba de dar con la tecla, primero en su relación con el supervisor, y luego con el negocio en sí. Mucha inversión para poco retorno. Y después de todos los esfuerzos, la filial norteamericana sólo aporta el 9% del negocio del grupo. Con todo esto, Ana Botín considera que el banco está suficientemente diversificado. Es decir, no esperen grandes inversiones en próximas fechas. Y es que, a partir de ahora, los grandes procesos se producirán dentro de la concentración bancaria europea. Ahí sí que quiere estar el Santander. Ahora bien, ya no hablamos de adquisiciones, sino de fusiones. Y en esas operaciones siempre sale ganando el grande frente al pequeño. Pablo Ferrer [email protected]