• Son las unidades más mediáticas de la Guardia Civil y de la Policía Nacional.
  • Lo más difícil para Zoido: sustituir al inquietante coronel Sánchez Corbí, que está al frente de la UCO.
  • Mientras, la UDEF lleva más de un año esperando un nuevo jefe: García Catalán es provisional.
  • Dos casos más dentro de la rebelión policial y fiscal contra el PP por la corrupción, tema de la legislatura.
El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido (en la imagen), tiene dos problemas: la UCO y la UDEF. Claro que resolverlos no es precisamente tarea fácil. Se trata de la Unidad Central Operativa (UCO) y de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF), las unidades más mediáticas de la Guardia Civil y de la Policía Nacional, respectivamente. Lo más difícil para el titular de Interior es sustituir al inquietante coronel Manuel Sánchez Corbí, que está al frente de la UCO. Llegó a esta unidad en 2013, tras dedicarse durante 25 años a la lucha antiterrorista en el País Vasco, y una mancha en su historial: fue condenado por malos tratos a un detenido, aunque fue indultado en 1999 por el Gobierno de José María Aznar. Ahora, algunos medios, entre ellos Es diario, apuntan a que dejará el cargo de jefe de la UCO por su ascenso a general, tras realizar el correspondiente curso. Pero lo cierto es que Interior le está buscando un sustituto porque no ha gustado la 'Operación Lezo' ni tampoco los informes sobre Cristina Cifuentes en el 'caso Púnica'. Mientras, la UDEF lleva más de un año (en concreto, desde marzo de 2016) esperando un nuevo jefe. José Manuel García Catalán es el jefe provisional hasta que se designe al comisario sustituto de Manuel Vázquez, que fue designado jefe superior de la Policía en Galicia. Esta unidad está detrás de casos como el de los Pujol, el de Ausbanc-Manos Limpias o el fraude de los cursos de formación de Andalucía, entre otros. Pero en el PP ha dolido especialmente que se vinculara al exministro Manuel Pimentel y al marido de María Dolores de Cospedal, Ignacio López del Hierro, en el caso Pujol, una información que no parece correcta (se va a investigar a los agentes que elaboraron el informe, según recoge El Mundo), y de ser así, la UDEF tendrá que rectificar. Estamos ante dos casos más dentro de la rebelión policial y fiscal contra el PP por la corrupción, tema estrella de la legislatura. Además, hace unos días dimitió el fiscal jefe Anticorrupción, Manuel Moix, tras conocerse que tenía una sociedad en Panamá. Cristina Martín [email protected]